¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PALMERAS SALVAJES

Decorados de Interior

Entre vírgenes, un músico de la banda sinfónica, animales y el concursante de Pasapalabra, con la política de condecoraciones del ministerio de Interior hacemos una temporada del Twin Peaks

Se han conocido las 595 condecoraciones realizadas por el Ministerio del Interior bajo el mando de Fernández Díaz. Y una llama la atención: la del concursante ganador del rosco de Pasapalabra. Yo creo que ganar el rosco de Pasapalabra tiene un mérito enorme, los organizadores de ese rosco ponen las cosas tan difíciles que una vez preguntaron por el título de un libro mío y se fueron todos los concursantes para casa, incluido el presentador porque tampoco tenía ni idea.

Pero ese mérito no me parece un mérito policial. Por dos razones muy claras. La primera es que la condecoración, que supone un aumento de sueldo, se reserva para actos de servicio, actos heroicos, actos en los que unos en juegue la vida o protega la de los demás. Por lo tanto lo que haces premiando a un concursante, a un músico o a una virgen es menospreciar el trabajo de los compañeros condecorados por motivos más terrenales, y mucho más comprometidos. Y segundo porque la medalla se la dan oficialmente porque al ir a un concurso contribuye a mejorar la imagen de la Policía. Aquí, con perdón, lo que ha hecho el Ministerio es reconocerle la excepcionalidad a un listo. Condecorar a un listo por ganar un concurso de la tele provoca graves problemas de imagen. En cualquier caso lo único seguro es que entre vírgenes, un músico de la banda sinfónica, animales y el concursante de Pasapalabra, con la política de condecoraciones del ministerio de Interior hacemos una temporada del Twin Peaks.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?