¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Nuestro orgullo

"Somos un país plagado de defectos y deformado por siglos de educación en la intolerancia que ha sabido colocarse a la vanguardia de la lucha por unos derechos que siempre nos enseñaron a despreciar"

En Madrid estamos inmersos en la celebración de las fiestas del Orgullo, que empezó siendo un día del orgullo gay y qué ahora dura diez días y es simplemente del orgullo para abarcar así al conjunto de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales- y que este año tiene carácter mundial.

Es una fiesta estrepitosa, multicolor y exuberante que convierte Madrid en capital de un gran colectivo que tras siglos de humillación y opresión exhibe su libertad de forma gozosa. En estos días uno se cruza por la calle con miles de personas venidas de los cinco continentes y, al verlos, es imposible no imaginar cuánto dolor, cuánto secreto, cuánta injusticia llevan a sus espaldas y comprender por tanto de inmediato la alegría con la que viven este encuentro multitudinario.

Cada año en estos días yo también siento un cierto orgullo de anfitrión y de ciudadano de un país plagado de defectos y deformado por siglos de educación en la intolerancia que, sin embargo, ha sabido colocarse a la vanguardia de la lucha por unos derechos que siempre nos enseñaron a despreciar.

Hay algo extraño en este país, algo interesante. Hay algo en el fondo de nuestro armario colectivo, tan lleno de telarañas por culpa de tantas intoxicaciones históricas que tiene un gran valor humano. Es ese punto libertario que nos hace cómplices de cuánto tiene que ver con la pasión de vivir.

Ése es nuestro orgullo.

Escucha la firma de Iñaki Gabilondo en 'Hoy por Hoy'

Cargando