¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

Daba miedo

Se equivoca mucho el PP cuando insiste, como ayer hizo su portavoz, Carlos Rojas, que las elecciones y tener más votos que su inmediato oponente son demostraciones de que ese relato de corrupción es cosa del pasado y que ya no importa a nadie. Esos relatos jamás son cosa del pasado

La jornada de ayer en la Comisión de investigación del Congreso dio miedo. Luis Barcenas creyó probablemente que con su silencio daría una imagen desafiante y soberbia, pero la verdad es que dio una imagen mucho más cutre, simplemente la de una persona muy petulante.

Lo que dio miedo no fue, desde luego, el señor Bárcenas, sino el relato que fueron desgranando los portavoces de la oposición, sobre las actividades fuera de la ley de muchos de los responsables de uno de los partidos más importantes de este país. Lo que daba miedo era escuchar el conjunto de hechos vergonzosos para el PP y para la democracia que figuran en los documentos del caso Bárcenas.

Miedo sospechar que el principal partido de este país se ha financiado durante 27 años con una caja B, que destacados miembros de su cúpula recibieron durante años sobresueldos prohibidos por la ley, sin en que ningún momento nadie levantara la voz ni exigiera respeto. Miedo da la impunidad con la que actuaron, la indiferencia con la que muchos de esos dirigentes debieron pensar que todo eran minucias y que jamás se les exigirían cuentas. Miedo sigue dando que ese conjunto de hechos vergonzosos pueda quedar impune y servir de ejemplo a una ciudadanía ya bastante descreída, pero todavía íntegra.

Se equivoca mucho el PP cuando insiste, como ayer hizo su portavoz, Carlos Rojas, que las elecciones y tener más votos que su inmediato oponente son demostraciones de que ese relato de corrupción es cosa del pasado y que ya no importa a nadie. Esos relatos jamás son cosa del pasado. Al revés, arraigan con raíces formidables y se vuelven el pan de cada día. Por eso es tan importante que Luis Bárcenas y quienes son como él se queden sin un céntimo malhabido. Por el ejemplo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?