¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA OPINIÓN

¿Hasta cuándo?

En una comisión parlamentaria de investigación se hacen preguntas y se buscan respuestas. En la que ayer convocó a Luis Bárcenas en el Congreso durante dos horas para intentar aclarar la financiación del PP… la oposición hizo preguntas, muchas preguntas, atinadas preguntas sobre su caja B, su reparto de billetes en cajas de puros, su dinero en Suiza… preguntas que sólo sirvieron para que Bárcenas hiciera exhibición de lo tranquilo que está y de lo que desprecia a sus señorías.

Pero miren por donde la pregunta, la gran pregunta la hizo el diputado del Partido Popular, Carlos Rojas: "¿Hasta cuándo se va a seguir embarrando la vida política? ¿Nadie se da cuenta de que con tal cúmulo de despropósitos se pierde toda credibilidad?". ¿Acaso alguien duda de que esta es la pregunta? La que formulan jueces y fiscales en los tribunales, la que viene repitiendo la oposición desde hace años, la que resuena en los medios de comunicación casi cada día y se hacen los oyentes cada vez que abrimos los micrófonos.

¿Hasta cuándo? Sí ¿Hasta cuándo? Lezo, Púnica, Gurtel, Caja B, pitufeo, Auditorio. Pero es que lo mejor es que el diputado del PP no le hacía la pregunta a Bárcenas, al presunto delincuente, al hombre que anotaba los ingresos y los pagos en dinero negro. La pregunta se la formulaba el diputado popular a la oposición, por investigar.

¿Hasta cuando? Pues miren por donde que Bárcenas que no ha querido responder a los diputados, ha dado sin querer la respuesta: "estaré absolutamente encantado, una vez que se resuelva el frente judicial, en acudir a la comisión y comentar todo lo que sea necesario, pero no en este momento en lo que prima es mi defensa. Tengo abiertos múltiples frentes judiciales y eso prima por encima de la soberanía popular y de cualquier cosa"

Ya está: la pregunta que todos nos hacemos -¿hasta cuándo- y la respuesta sobreentendida: "Oigan es que aquí hay gente que se está jugando la cárcel, ya vale de tonterías con la soberanía nacional, la limpieza de las instituciones, el respeto al dinero de todos, la competencia electoral en igualdad de condiciones… ya vale, ¿no? Menos bromas y menos tonterías con la corrupción. Total, si luego nos votan." Éste era el contenido sobreentendido de ayer.

Y un detalle justo cuando intervenía el representante del grupo popular, Bárcenas se levantó a por un café. Entre dos que bien se quieren, no hacen falta palabras ni miradas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?