¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA OPINIÓN DE PEPA BUENO

¿Cuánto pesa la mochila de Rajoy?

Parece evidente que el instinto de supervivencia política de Rajoy le dirá que no puede empezar un nuevo curso político en septiembre cargado con la minoría parlamentaria y pendiente de los tribunales

A estas alturas del curso, con los niños en casa o a punto de llegar por las vacaciones escolares, el verano aquí ya, aunque fresquito hoy y preparando las vacaciones que cada uno pueda permitirse, si puede, la política, el gobierno y los partidos, deberían ser esas herramientas de la democracia para que, teniendo en cuenta nuestra opinión, aligeren el peso de la vida.

Pero no, la política se convierte en un problema si un gobierno con dos ministros reprobados, siguen haciendo su trabajo como si nada pasara. Y no dos ministros cualquiera. El de Justicia y el de Hacienda. Y no por un rechazo menor. Cristóbal Montoro recibió ayer el rechazo del 56% de los diputados elegidos.

Difícil convocencer a nadie de las bondades de la democracia representativa si el gobierno ningunea de esta manera a nuestros representantes. Un ministro reprobado por una amnistía fiscal declarada inconstitucional justo cuando a propósito de la crisis catalana el respeto a la Constitución se esgrime por las cuatro esquinas de España. Un ministro reprobado además cuando es el máximo responsable de fijar el dinero que nos gastaremos el año que viene.

Y ojo, tiene en contra a 9 de las 17 comunidades autónomas que ayer votaron en contra del límite de gasto que pretende imponerles, mucho más exigente que el que se autoimpone en la Administración Central del Estado. Un límite que el gobierno sacó adelante en solitario, con su voto de calidad, porque sólo le apoyaron las autonomías gobernadas por el PP.

Y una consecuencia práctica de la reprobación de Montoro: los socialistas se reunirán hoy con segundos niveles del Ministerio proque se niegan a negociar con un ministro reprobado .Ministro que sobre la posibilidad de bajar el IRPF decía hace sólo diez días que las zanahorias hay que dejarlas para el final de la legislatura. Pero ante la soledad del gobierno y la exigencia de Ciudadanos de que baje el IRPF si quiere que le apoye el techo de gasto, el mismo Montoro decía ayer que "el ministerio trabaja en trtar de identificar algunas deduccciones en el IRPF en el año próximo".

Así que tendremos que volver a hacer cuentas para saber cuánto le van a costar a las arcas públicas la soledad del gobierno. Parece evidente que el instinto de supervivencia política de Rajoy le dirá que no puede empezar un nuevo curso político en septiembre con esta carga, en minoría parlamentaria y pendiente de los tribunales. Y con Cataluña en la cuenta atrás. Por algún lado tendrá que soltar lastre.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?