¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA OPINIÓN DE FRANCINO

Cerrado por machismo

El festival de música más grande de Suecia ha sido cancelado por el elevado número de ataques a mujeres que se produjeron este fin de semana, concretamente cuatro violaciones y veintitrés agresiones sexuales

No es que esté obsesionado ni nada parecido, pero ¿recuerdan de lo que hablamos ayer a esta hora, verdad? Hablamos de los sanfermines, que comienzan esta semana, y de los planes especiales para prevenir las agresiones sexuales a mujeres; no sólo en Pamplona, sino en muchas fiestas multitudinarias que llegan con el verano. ¿Recuerdan también lo que nos decían algunas mujeres, verdad? El miedo que sentían

Da rabia sólo de escucharlo… ¿Se imaginan un día al presidente del gobierno, a Mariano Rajoy, saliendo a la palestra para decir “tal fiesta o tal otra deja de celebrarse porque esto de las agresiones es una vergüenza”? ¿Sería fuerte, eh? Bueno, pues algo parecido ha ocurrido ya, pero en Suecia. El festival de música más grande del país, el Brávalla, ha sido cancelado por el elevado número de ataques a mujeres que se produjeron este fin de semana, concretamente cuatro violaciones y veintitrés agresiones sexuales.

Cadena Ser

Los organizadores han decidido suspender ya la próxima edición y el primer ministro sueco, sí, ha comparecido para decir que esto es una vergüenza, que es odioso y que debe parar. Y casi al mismo tiempo nos enteramos de que en Barcelona han tenido que clausurar un encuentro de video jugadoras, el 'gaming ladies' por amenazas en la red, porque no se podía garantizar la seguridad de las asistentes. Vamos, a la promotora la han freído de tal manera que ha tenido que cerrar su cuenta de twitter.

Así que no, no estoy obsesionado; estoy, como diría un destacado independentista catalán, “hasta los huevos”. Él lo está por cuestiones políticas –así lo puso anoche en su tuit–, yo lo estoy por esta marea machista. Que no sé si vemos más que antes y siempre ha existido, pero que desde luego huele que apesta.

Cargando