¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

Récord de fraude, récord de abuso

Los datos del paro y de afiliación a la Seguridad Social muestran el abuso de los contratos temporales y su uso fraudulento, una práctica tan extendida en el mercado laboral español que produce escalofríos

Un tuit del catedrático José Ignacio Conde-Ruiz anunció el pasado martes un dato extraordinario: la Seguridad Social dio de baja el pasado 30 de junio a 341.334 trabajadores. Y un reportaje titulado “El día en el que se vaporaron 260.000 empleos de golpe” firmado ayer en El País por uno de los periodistas que mejor conoce el mundo laboral en España, Manuel V.Gómez, explicaba, en menos de 600 palabras, cuál es el problema con el trabajo en España.

¿Cómo es posible que, sumados y restados los datos de la Seguridad Social, el 30 de junio de 2017, es decir, hace cinco días, desaparecieran en la Seguridad Social exactamente 257.014 empleos? ¿Se cerraron ese día centenares de pequeñas y medianas empresas en toda España? No. Lo que refleja esa cifra brutal es el abuso de los contratos temporales y su uso fraudulento, una práctica tan extendida en el mercado laboral español que produce escalofríos.

El periodista lo explicaba así: es habitual que muchos empresarios den de baja a sus trabajadores al llegar el fin de semana y los vuelvan a contratar el lunes siguiente. También se dan de baja muchos empleos al acabar un mes y se vuelven a contratar al empezar el siguiente. Cuando el final de un mes coincide con un viernes, el fenómeno se multiplica. Y el 30 de junio fue viernes, fin de mes, fin de trimestre y fin de semestre. Total: un verdadero récord de fraudes y un verdadero récord de trabajadores sometidos a un abuso. Y así, año tras año.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?