¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Karim y Omar, dos caras de la 'esclavitud' del siglo XXI

Estos dos temporeros, inmigrantes de Marruecos y Senegal, trabajan con condiciones laborales deplorables

Los temporeros del campo de Albacete denuncian las condiciones de "esclavitud" en las que trabajan / VÍDEO ATLAS

Este jueves nos quedamos impresionados con un caso de explotación laboral que nos contaba nuestro compañero Aldo Gómez de Radio Albacete. Se trababa de una veintena de trabajadores del campo, que trabajan en la localidad de Pozo Cañada, en una explotación de una empresa murciana. Este grupo de trabajadores denunciaban este jueves ante la prensa sus condiciones laborales o casi de esclavitud.  Uno de estos trabajadores es Karim, natural de Marruecos. Las condiciones no son mejores en Zaidín, un pueblo de Huesca. Allí trabaja Omar, que ha encabezado la huelga de temporeros que tuvo lugar también este jueves. Reclamaban el cumplimiento del convenio colectivo en salarios, jornada y alojamientos. Más del 50% de los temporeros, según Comisiones Obreras, la secundaron.

Omar lleva casi 12 años en España, aunque no comenzó a trabajar como temporero hasta 2012, cuando la crisis no le dio otra opción. Él fue el que se puso en contacto con CC.OO explicándoles cuál era la situación de los temporeros en la zona. En junio ya advirtieron de que si la situación no mejoraba irían a la huelga y dejarían colgada la recogida de fruta en el momento álgido de la campaña: "Trabajamos entre diez y 12 horas en el campo. Los que trabajan en el almacén, hasta 15. Nos pagan cinco euros la hora y la mayoría cotizamos diez días al mes. Algunos, muy pocos, llegan a cotizar 22".

Karim lleva 15 años en España. Vive en Murcia con su familia, a 120 kilómetros del lugar en el que trabaja y va y viene todos los días. Les pagan 2 céntimos por lechuga, trabajan de siete de la mañana a siete de la tarde para sacar un sueldo al mes bruto de 900 euros y, lo que es peor, sólo cotizan dos días al mes por ello: "Trabajamos como esclavos, no tenemos derecho a nada. No podemos quejarnos ni podemos reclamar nada. Tenemos que estar trabajando sin hablar. Queremos trabajar tranquilos y cobrar dignamente".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?