¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

Ellos cuentan un infierno

Según testimonios de las ONG, más de veinte mil civiles han resistido en Mosul hasta el final, rodeados de la más completa miseria. A ellos es a quienes habría que dar prioridad

Para unos, la ciudad de Mosul ha caído, para otros, ha sido liberada. Para quienes viven o vivían all, el dolor, el espanto, es el mismo. Las tropas del gobierno de Irak han entrado en la ciudad, después de un cerco de ocho meses, y han expulsado a los yihadistas. Ochocientos mil habitantes de Mosul, la segunda ciudad más habitada de Irak, huyeron en su día, bien de los ataques de Isis, que fusiló a centenares de civiles, bien de los bombardeos del gobierno y de sus aliados, y se encuentran repartidos por campos de refugiados en el propio país y en países vecinos.

Pero según testimonios de las ONG, más de veinte mil civiles han resistido en la ciudad hasta el final, rodeados de la más completa miseria. A ellos es a quienes habría que dar prioridad; están saliendo de las ruinas de los edificios de la ciudad vieja, aislada completamente desde enero pasado, cuando el ejército ocupó totalmente la otra parte de la ciudad y se volaron los últimos puentes que unían los dos lados del Tigris. Mosul ha sido liberada o Mosul ha caído, según lo cuenten en un lado o en otro. Mosul ha sufrido un infierno, según lo cuentan sus habitantes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?