¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Fuego y Chinchetas

Con
Elisa Muñoz y
Carlos G. Cano

Tres grupos mexicanos muy chéveres

Gracias al festival Río Babel, en Madrid, descubrimos música del otro lado del Atlántico y nos preguntamos una vez más por qué no escuchamos más música en nuestro idioma que no sea española

Jorge Siddahartha en Río Babel, este jueves / ()

El dominio anglosajón hace que la mayoría de música extranjera que llega a nuestros oídos sea en inglés. Si ahora mismo preguntásemos por grupos latinoamericanos, apenas nos saldrían diez nombres y seguro que la mayoría vendría del reggaetón. Si preguntamos por grupos mexicanos y por indie, nuestra lista se reduciría mucho más todavía. En cambio es muy probable que si lo hiciéramos al revés, si preguntamos en México por música española, nos llevaríamos una grata sorpresa. Bunbury es un rey allí, Vetusta Morla llena teatros y Carlos Sadness -por poner un ejemplo reciente- se llevó una sorpresa cuando visitó aquel país por primera vez y vio la cantidad de gente que quería escucharle. Internet hace que el indie español viaje al otro lado del Atlántico antes del artista. Los conciertos se llenan y los grupos españoles que tocan allí siempre vuelven con un gran recuerdo. En algunos casos, hasta con alguna canción.

Este jueves comenzó en Madrid la primera edición de Río Babel, un festival que ha hecho un esfuerzo por integrar en su cartel a grupos de habla española de distintas nacionalidades y desconocidos para la mayoría. La primera jornada era gratuita (se accedía con invitaciones desde StubHub, la plataforma oficial de entradas) y podían entrar niños. Allí tocaron tres grupos mexicanos seguidos. Tres descubrimientos para muchos de los asistentes:

Siddhartha. Fue durante poco tiempo batería de Zoé, uno de los grupos indie mexicanos más conocidos en España gracias a telonear a Vetusta Morla, pero ya tiene cuatro discos en solitario. A veces recuerda a Iván Ferreiro, incluso hay destellos de Beck, pero tiene personalidad propia. Loco es una de sus canciones más conocidas, en donde canta que “Estaría chingón que me dieras a probar /Las burbujas que sacas al nadar bajo el mar / Para poder respirar”. Pero para chingón, chigón, su tema Ser parte.

Instituto Mexicano del Sonido. Cumbia is the answer. Esa era la frase que se podía leer en sus camisetas y era toda una declaración de intenciones. Pero lo suyo no es una cumbia cualquiera, se mezcla con tecno y hip hop. Y hasta suena algún vocoder. No se para de bailar desde la primera nota y Camilo Lara, el alma de IMS, es el animador perfecto. Hacen patria desde el nombre del grupo a las proyecciones que ponen en el escenario donde se ven caretas de lucha mexicana, ilustraciones coloniales y revolucionarios. De hecho, su canción más famosa se llama México y otras rolas como El Jefe, Yo digo Baila o El Micrófono, con la que cerraron, levantaron a todo el festival, que se empezaba a llenar a esas horas. Un concierto muy chido.

Porter. Cuando empezaron a sonar los primeros acordes, un poco psicodélicos, recordaban a Radiohead. De hecho, en sus inicios fue un grupo instrumental y, aunque ya no, esa parte sigue teniendo mucho peso. Conforme avanza el concierto, el grupo ofrece distintas versiones de sí mismo y no renuncia a la fuerza, a pesar de la voz en falsete del cantante actual. Su último disco, Montezuma, es de 2015, pero en mayo de este año presentaron nueva canción, Cuxillo. Prometen nuevo trabajo de estudio pronto y nosotros prometemos no perderle la pista.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?