¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

Larga memoria, Liu Xiaobo

Liu Xiaobo merece que le recordemos y le rindamos homenaje. Estemos donde estemos, personas como él representan la lucha por la libertad y el respeto por los derechos humanos

La libertad de expresión es el fundamento de los derechos humanos, la fuente de la humanidad y la madre de la verdad. Lo escribió Liu Xiaobo, el premio Nobel de la Paz chino que murió ayer sin haber conseguido salir de la cárcel a que le condenó el gobierno de Pekin. Liu Xiaobo fue profesor de literatura china y uno de los intelectuales más activos de su país. Pudo marcharse al exilio y recibió muchas ofertas para ello, pero nunca quiso abandonar su país.

El único motivo porque el que fue condenado a once años de cárcel fue ejercer la libertad de expresión que tanto valoraba: intentó publicar un documento en el que pedía el respeto en China de los derechos humanos, la separación de poderes y la libertad de cátedra.

Liu Xiaobo merece que le recordemos y le rindamos homenaje. Estemos donde estemos, personas como él representan la lucha por la libertad y el respeto por los derechos humanos. Personas como él deberían formar parte de los programas de estudio de los jóvenes de todo el mundo, porque el discurso que pronunció Liu Xiaobo en su juicio es un ejemplo de humanidad y valentía: “No tengo enemigos ni odio. El odio puede pudrir la inteligencia y la conciencia de una persona. La mentalidad de quien solo ve enemigos puede envenenar el espíritu de una nación, incitar a luchas crueles y destruir la humanidad”, aseguró.

Ha muerto en un hospital cercano a la prisión, rodeado de policías, para vergüenza del gobierno chino y también de una comunidad internacional que renuncia a exigir a China lo que nunca se debería olvidar. Lo mismo que habría que exigir a Arabia Saudi o a Israel y que todos los gobiernos occidentales están dispuestos a olvidar a cambio de otros intereses. Larga memoria, Liu Xiaobo.

Cargando