¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El dietario de Ramoneda

El conflicto catalán va directo al choque

Josep Ramoneda reflexiona sobre el inicio de la nueva temporada política y la cuestión catalana

La temporada política arranca con una convicción: el conflicto catalán va directo al choque. El objetivo de los dirigentes soberanistas para el 1 de Octubre no es hacer un referéndum e iniciar la transición a la independencia sino provocar una situación de conflicto susceptible de ser capitalizada más tarde. Dicho de otro modo, conseguir que el gobierno español se pase de frenada y sacar partida de ello. Después de cinco años con Rajoy sin tomar iniciativa política alguna, dando por supuesto que el globo se deshincharía solo, estamos ahora en vigilias del encontronazo, sin que se den las condiciones mínimas para que una de las partes pueda hacer una propuesta aceptable por la otra sin perder la cara ante los suyos. Y así unos y otros dan el choque como inevitable, confiando en que la mayor parte del daño se la lleve el otro. Para entrar así en posición favorable en la etapa que se abrirá el 2 de Octubre.

Los ecos del atentado del 17 agosto confirman que estamos rondando el momento peligroso en que las palabras pasan por encima de las personas. Solo así se explica la desmesurada polémica sobre una vago aviso de atentado atribuido a la CIA. Y, sin embargo, no entiendo el silencio sobre las ejecuciones de los terroristas de Cambrils y de Abuyacub, supuesto autor del atentado. Desde un tiempo a esta parte en Europa parece haberse impuesto una versión posmoderna de la ley de fugas: a los terroristas se les mata, no se les detiene. Y todo el mundo lo da por bueno. El terrorismo está consiguiendo que se suspendan los principios morales y jurídicos sobre los que se asienta la democracia. Incluso para los que solo piensan en términos de eficiencia policial, Abouyaaquoh hubiera sido más útil vivo que muerto, por lo mucho que podría saber. ¿Qué esperan los partidos de izquierdas a abrir este debate?

Por lo demás, todo sigue igual en Europa. Emmanuel Macron, con su reforma laboral, cumple el rito iniciático de precarizar el empleo y restar derechos a los trabajadores que es la prueba obligatoria de admisión en el club de los gobernantes europeos. Y en tiempos de zozobra Angela Merkel se consolida como madre protectora de los alemanes para lidiar con la oleada de autoritarismo que nos invade: Trump, Putin, Erdogan y compañía.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?