¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma de Iñaki Gabilondo

La gente, a escena

Quedan 20 días plagados de riesgos, riesgos de todo tipo, durante los cuales no hay además el menor hueco para ninguna mediación o contemporización

Sale a escena la gente como gran protagonista hoy en la Diada, y a partir de hoy clave con su disposición a acompañar o no, o hasta qué punto, las consecuencias de la rebelión abierta del Govern y el Parlament. Instituciones resueltas a llegar hasta el final, incluso si ese final es el mismísimo 4 de octubre, día de San Francisco de Asís, en el que podría ser proclamada la República independiente catalana. Hasta los displicentes, los que nunca creyeron que esto iba en serio, han entendido ya lo que era evidente, porque era evidente que iba en serio. Si la antigua Convergencia, Esquerra y la CUP, que no tienen un solo punto de coincidencia ni en economía ni el modelo de sociedad, se unían para llevar adelante el procés era obvio que iban a llevar adelante el procés siguiendo la hoja de ruta al pie de la letra; máxime con Puigdemont, un hombre sin aspiraciones políticas de futuro entregado como una misión al cumplimiento de este compromiso histórico.

La incredulidad y el desdén sólo sirvieron para prolongar una siesta irresponsable y ahora vivimos la sobreexcitación del despertar. Entre hoy, la Diada, el 1 de octubre, quedan 20 días plagados de riesgos, riesgos de todo tipo sin descartar ni los peores, durante los cuales no hay además el menor hueco para ninguna mediación o contemporización. Ojalá después del 2 de octubre lo haya. Hasta entonces nada puede mejorar, bastante será que no empeore. Hasta entonces solo hay dos actores en enfrentamiento absoluto: la apisonadora de la legalidad vigente y la rebeldía de los que solo acatan la nueva legalidad catalana.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?