¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma de Iñaki Gabilondo

Reflexiones tras la Diada

Aunque el soberanismo no pueda ganar la batalla jurídica, el problema seguirá vivito y coleando. Es ridículo darle la espalda

Reflexiones tras la Diada

Reflexiones tras la Diada:

1) La muchedumbre reunida ayer en las calles de Barcelona no va a doblegar la voluntad del Gobierno español. El Gobierno español no va a doblegar la voluntad de la muchedumbre reunida ayer en las calles de Barcelona. Seguimos, por tanto, en rumbo de colisión.

2) El presunto conflicto jurídico no existe. No hay enfrentamiento de dos legalidades. El Parlament catalán sólo tendrá autoridad soberana cuando Cataluña sea independiente, antes no, está bajo el paraguas de la Constitución. Lo sabemos todos, el Govern y el Parlament no pueden ignorarlo, pero eso ya ha quedado atrás porque estamos en otra fase, en fase de desobediencia abierta.

3) La multitudinaria manifestación de ayer es la sexta prueba consecutiva de que la aceleración soberanista a la que asistimos desde el año 2010 procede de la calle, no fue cosa de Artur Mas ni calentura de los políticos. El impulso motor no estaba en los Estados Mayores de la política, estaba en la sociedad. Ayer se evidenció que sigue estando.

4) Aunque el soberanismo no pueda ganar la batalla jurídica, el problema seguirá vivito y coleando. Es ridículo darle la espalda. Necesitamos políticos de verdad para gestionarlo. El principio de autoridad es un principio, no un final

5) Cuando pase la fiebre, si es que pasa, tendremos que revisar un principio básico del Catón de la política, que algunos no han aprendido y otros parecen haber olvidado: la calle no puede ser desoída, pero la calle no puede dictar la ley.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?