¿Dejaremos de ser fértiles?

La calidad de esperma de los hombres en Occidente ha descendido en los últimos 40 años más de un 50%

En nuestra habitual charla científica con Pere Estupinyà y Javier Sampedro, siempre nos gusta echar la mirada al futuro, incluso cuando éste no parece ser muy alentador... Esta semana lo hacemos porque un grupo de investigadores ha publicado en la revista Human Reproduction un estudio cuya conclusión es alarmante: la calidad de esperma de los hombres en Occidente ha descendido en los últimos 40 años más de un 50%. Es decir, es la mitad de bueno (o malo) que entonces. Y lo peor es que la tendencia continúa a la baja… ¿Por qué ocurre esto?

Las conclusiones no parece que estén claras. Entre las posibles causas que los investigadores barajan se encuentran varios factores ambientales, como los tóxicos a los que nos exponemos a diario o el aumento de la temperatura, pero también el estrés, la obesidad o el consumo de alcohol y tabaco durante la gestación. "La infertilidad es una enfermedad y tiene múltiples causas. Hablamos de un problema mucho más amplio que la cuenta de espermatozoides, de hecho ni siquiera sabemos cuál es el número de espermatozoides suficientes para asegurar la fertilidad", explica Carlos Simón, catedrático de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Valencia y director científico de Igenomix.

No se trata de un estudio más, sino de un metaestudio que reúne y revisa cientos de trabajos publicados a lo largo de las últimas décadas. "La tendencia preocupa. Alrededor de 50 millones de parejas en todo el mundo no pueden concebir de manera natural, y sin embargo las causas que más nos preocupan son las relacionadas con la mujer", apunta Simón. Sus investigaciones en reprogramación celular aportan algo de luz en todo esto: "estamos trabajando para que una célula de la piel se convierta en un óvulo o un espermatozoide, de modo que podamos terminar consiguiendo la creación de gametos in vitro". Y es que, aunque nos suene a ciencia ficción, en un tiempo no será necesario le embarazo para concebir un bebé sano. "Estoy seguro de que va a ocurrir. De hecho, llegará un día en que nos parecerá extraño la donación de óvulos o espermatozoides de unas personas a otras porque no será necesario".

Preguntarnos, entonces, si la raza humana terminará siendo infértil (al menos por sí sola) es casi obligatorio. "La tendencia que advierte este estudio es, cuanto menos, preocupante. Y la naturaleza no es del todo sabia, si no los médicos no estaríamos aquí. Entonces, y si la ciencia nos lo permite, ¿por qué no planificar la reproducción?".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?