¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

¿Ningún plan?

Los niños no sufren obesidad porque sus madres se hayan vuelto locas, sino porque tienen menos dinero a la hora de comprar alimentos frescos

Según ha publicado la famosa revista británica The Lancet, España ha bajado del séptimo al vigésimo tercer puesto en el ranking mundial de salud que elabora Naciones Unidas. Es extraño porque España es uno de los países del mundo donde se han hecho más progresos en materia de salud en los últimos 25 años. Según los expertos ese hundimiento se explica porque España ha obtenido últimamente malas notas en los apartados de consumo de alcohol, tabaquismo y obesidad infantil.

Al margen de que los resultados de España tengan también algo que ver con nuevos parámetros de medida, no hace falta ser un especialista para comprender que lo que más perjudica la salud de los españoles es la crisis económica, el paro, la pobreza infantil y la precariedad. Los niños no sufren obesidad porque sus madres se hayan vuelto locas de tres años a esta parte, sino porque tienen menos dinero a la hora de comprar alimentos frescos y compensan esas carencias y malestar con dulce.

Los hombres y mujeres no beben más alcohol ni fuman más porque de repente hayan cambiado sus hábitos, sino porque aumentan los casos de depresión y porque la ansiedad parece aflojar mojada en vino o cerveza o detrás del humo de un cigarrillo (a propósito, liados cada vez más por los propios consumidores con picadura de tabaco, como en los años 40).

De puesto 7 al 23 va un buen trecho. ¿No hay nada que explicar? ¿Nada que debatir en el Parlamento español o en los parlamentos autonómicos? ¿Nada que intentar hacer? ¿Ningún plan? ¿De verdad que estos asuntos no nos preocupan?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?