¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Palmeras salvajes

Pablo Motos, segundo premio

Que Pablo Motos hubiese ganado el Premio Nacional de Cultura es demasiado bonito como para no creérselo, como para confirmarlo y como para desmentirlo

Mucha gente ya sabe que Pablo Motos no ganó el Premio Nacional de Cultura, pero menos gente de la que piensa que sí: no se le puede exigir a la verdad la efectividad de las mentiras. Lo que ocurrió fue que El Hormiguero ganó el Premio Nacional de Televisión, incluido en los genéricos de cultura, así que digamos que el escándalo no llegó por centímetros. Suficientes para separar lo que es cierto de lo que no.

Las noticias primero se producen y luego se presentan. A veces hay muchas ganas de que se produzca una noticia, pero no se produce por poco. Así lo que se hace es suplir lo que falta con voluntad: el resultado es una mentira del mejor género, porque no hay mejor noticia que la que confirma nuestros sesgos. Que Pablo Motos hubiese ganado el Premio Nacional de Cultura es demasiado bonito como para no creérselo, como para confirmarlo y como para desmentirlo. Se presta a comparaciones ridículas, a explicar la decadencia del país de una forma sencilla y tuitera, y a señalar a las instituciones. Digamos que ese premio aliviaba tantas cosas que la noticia llegaba a ser homeopatía: cómo se duda de algo que te da la razón en todo.

En este caso conviene separar las redes, donde se hizo viral el premio, y los periódicos, donde se desmintió. Los periódicos se están especializando últimamente en desmentir noticias que no publican. Algunos con buena voluntad y otros haciendo uso del Periodismo del No: “Piqué y Shakira no se van a separar”, “Éste es el patrimonio de Paula Vázquez” (¿por qué se publica el patrimonio de Paula Vázquez?: porque no está liada con Pablo Iglesias). Según ese tipo de periodismo mañana puedes titular lo que te dé la gana y juntar a los nombres más impactantes posibles, porque en la propia noticia avisas de que no es verdad. Eso te garantiza dos cosas: no mientes y eres lo más leído.

En el caso de Motos se confirma una regla de oro en el oyente y el lector: cuanta más difusión tiene una noticia, más cuesta comprobarla si te da la razón, y desmentirla si no. No digamos si has triunfado con un tuit: que se aparte todo, también la verdad. Estropear el éxito de una mentira es como estropear los prejuicios. El fact checking, la comprobación de datos, es salvaje y durísimo cuando algo contradice tu opinión; si te da la razón, se procura no confirmar nada para evitar disgustos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?