La polémica del día

¿Dejamos al preso en la cárcel para que acabe el curso?

Según la Constitución, las penas de cárcel “estarán orientadas a la reeducación y la reinserción”, teniendo derecho el recluso “al acceso a la cultura”

La historia de hoy es de película. Resumiendo, es esta: un recluso de Alhaurín de la Torre (Málaga), que ha cumplido su tiempo de prisión provisional, ha pedido a los jueces que lo dejen en la cárcel hasta noviembre para poder terminar unos cursos de formación que, según ha dicho, “no se podría pagar en la calle”. Los magistrados se llevaron una gran sorpresa, porque lo normal no es que un preso te pida seguir entre rejas.

El condenado cumple condena por un delito grave de abuso sexual. Así que se podría defender que está bien que pague su pena pero no que le hagamos el favor de pagarle los estudios. Pero también cabría defender la excepción con la Constitución en la mano, en donde se establece que las penas de cárcel “estarán orientadas a la reeducación y la reinserción”, teniendo derecho el recluso “al acceso a la cultura”. Es verdad que tales excepciones podrían regularse para que el individuo quede en libertad, a lo que tiene derecho, y pueda ir a la cárcel sólo a estudiar. Podría parecer chocante, pero menos que la peculiar situación que se ha planteado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?