¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

Monumento a la sensatez política

Como dijo la alcaldesa de Barcelona, no es posible rechazar los matices porque son los matices los que resuelven las cuestiones políticas

La conversación mantenida ayer en el programa del Gran Wyoming entre las alcaldesas de Barcelona y Madrid, Ada Colau y Manuela Carmena, fue una demostración importante de sensatez política en una época en la que ese don parece haber desaparecido. La charla fue más difícil para Colau que para Carmena, porque la alcaldesa de Barcelona está más directamente implicada, pero las dos hicieron un gran esfuerzo, encomiable, para aliviar la tensión y llevar las discrepancias al terreno de la comprensión y el compromiso. Las dos alcaldesas coincidieron en dos puntos esenciales: primero, sea lo que sea, lo del día 1 de octubre no será un referéndum de autodeterminación porque no convoca al conjunto de la ciudadanía, sino solo a una parte, y porque arranca del incumplimiento de la ley; segundo, es necesario encontrar la fórmula pactada y aceptada por todos que permita saber qué piensan los catalanes sobre la forma que adopta el Estado en Cataluña. Habría que haber añadido un tercer punto: constatar que existen responsabilidades políticas en quienes nos han llevado a esa situación, muy especialmente el Partido Popular y la antigua Convergència, en cuyas manos estuvo en su momento abrir ese imprescindible dialogo.

Sobre los dos puntos de Colau y Carmena se podría levantar un monumento a la sensatez. Como dijo la alcaldesa de Barcelona, no es posible rechazar los matices porque son los matices los que resuelven las cuestiones políticas. Y como dijo Carmena, es insensato negarse a estudiar la manera que facilite que una parte importante de la ciudadanía diga lo que piensa, en Cataluña o en donde sea. La consulta del día 1 no será un referéndum, porque no puede ni debe celebrarse. Pero el dialogo político con el independentismo es imprescindible, porque se puede y se debe.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?