¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma de Iñaki Gabilondo

El domingo pasa mucho pero no se acaba nada

Tensión máxima. El Gobierno dio por desactivado el referéndum del domingo y Puigdemont aseguró ayer noche en Salvados que el referéndum se celebrará, lo cual nos asegura por encima de cualquier otra cosa que el 1 de octubre va a pasar mucho y que el 1 de octubre no se va a acabar nada.

Tres consideraciones:

  1. El domingo no habrá un referéndum como tal. Eso es seguro porque el Estado y la ley ya lo han abortado. Pero eso aún no será victoria: la magnitud y la visibilidad de la contestación influirá en la interpretación política de la jornada. Y ya se está trabajando en firme para la movilización de la gente, a fin de asegurarse el impacto icónico de dicha contestación. Mientras Rajoy sigue muy confiado por el apoyo sin fisuras de la comunidad internacional que espera reforzar mañana con su visita a Trump en Washington
  2. El día 1 puede no ser todavía el punto crítico. Podría pasar algo más fuerte: no se debe excluir la posibilidad de un acelerón suicida después de esa jornada: la proclamación unilateral de la independencia el mismo miércoles 4 de octubre. Ayer noche Puigdemont se lo dijo a Jordi Évole. Si así fuera, prefiero no hablar de lo que sigue. Además lo considero inverosímil
  3. Lo verosímil es que no tarde en haber elecciones. O sea que se terminará votando y que será imposible evitar su carácter plebiscitario. Con lo que regresaremos a la casilla de salida pero con una probable candidatura pro independencia de base ampliada en cuyo programa figure la declaración unilateral en caso de victoria. Y entonces comprenderemos definitivamente que a la desobediencia le debe derrotar la justicia pero que la mejor manera de derrotar el independentismo es además la única: venciéndolo en las urnas.
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?