¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El dietario de Ramoneda

El conflicto se va acotando

Josep Ramoneda reflexiona en profundidad sobre el independentismo en Cataluña

Afirmar que el futuro de Europa se juega en España como escribe Libération es una desmesura. Pero si lo que se quiere explicar es que lo que ocurre en Cataluña forma parte de una crisis europea más generalizada lleva razón. Y el ex primer ministro francés Manuel Valls, lo corroboró ayer en esta Antena. Si somos capaces de abandonar las cuitas y los recelos hispánicos y miramos con un poco de perspectiva, el conflicto catalán es una expresión más de la crisis de gobernanza de las democracias liberales. El mapa social está cambiando por una mutación del modelo económico que penaliza el trabajo y amplios sectores de las antiguas clases medias, hasta hace poco conservadoras, sienten amenazado su bienestar y ven a sus hijos sin horizonte de futuro Y se rebelan, por caminos distintos según los modos y costumbres de cada lugar. Sí, es un problema europeo.

El conflicto se va acotando. Ahora se centra en los colegios electorales: impedir que se abran (Policía y Guardia Civil), dejar hacer (Mossos). Rajoy ha hecho una cuestión de honor que no se vote. Pero igual ya está pensando que hubiera sido mejor dejar hacer como el 9-N. El campeón de la moderación no ha dado un solo paso para frenar la escalada de la tensión. ¿Opción estratégica o cálculo equivocado?

Un informe de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU advierte al gobierno que “independientemente de la legalidad del referéndum, las autoridades españolas tienen la responsabilidad de respetar los derechos que son esenciales en las sociedades democráticas”. Sensato apunte en unos tiempos en que los gobernantes se deslizan tan fácilmente hacia el autoritarismo postdemocrático. Quién avisa no es traidor.

Me lo decía un periodista extranjero, Raphael Minder, a base de centrar la discusión en los principios, legalidad o soberanía, han desaparecido del debate las cuestiones concretas: aquellas que son susceptibles de ser negociadas, dineros, competencias, políticos. Unos piensan que es una trampa que el soberanismo tendió al gobierno español y esté cayó en ello. Otros que es el destino natural de un conflicto entre dos nacionalismos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?