¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA OPINIÓN

Parlem?

Nada, nada es más importante ahora mismo que la convivencia de los ciudadanos que el día 1

Primero fueron los alcaldes, después las fuerzas de seguridad, y en medio fiscales y jueces. Políticos incapaces de entenderse y de buscar salidas, incapaces de hacer su trabajo por los cauces que una democracia como la nuestra tiene y que al final acaban tensionando a los ciudadanos, escondiéndose detrás de aquellos a los que deben servir. Nada, nada es más importante ahora mismo que la convivencia de los ciudadanos que el día 1. Pero también el 2, el 3 y el 4 de octubre tienen que compartir metro o autobús, calle y bares, universidad y centros de trabajo, cola del paro o sala de espera de un hospital. Sin coche oficial ni cordón policial que te separe del que piensa distinto. Nada, nada es más importante. A los políticos los podemos mover cada vez que hay elecciones, a nuestros conciudadanos no.

Y sobre políticos e irresponsabilidad. A tres días del 1 de octubre, decían cosas como ésta. Anoche, en ‘Hora 25’, el conseller de Economía contestaba así a la pregunta de quién se encargará del recuento este domingo: "Ya veremos el día de las elecciones en qué situación nos encontramos y de qué manera se puede validar el resultado".

“Ya se verá”, asegura sobre el recuento, una de las garantías democráticas de cualquier votación.

Y sobre políticos e irresponsabilidad. El PP, el partido en el gobierno de España, a tres días del 1 de octubre, cuando todos sus efectivos deberían estar centrados en buscar una solución a un problema político de primera magnitud, lo último que debería hacer es echar leña al fuego o enfrentar territorios. Ese partido publica en Twitter un vídeo con declaraciones de los líderes del independentismo y con el hashtag ‘Hispanofobia’. Y lo tuitea su secretario de Comunicación, Pablo Casado. ¿Hispanofobia? ¿Que están alentando? ¿Cuál es el contrario? ¿Catalanofobia? ¿Pero a qué juegan? Nos dicen que no todos están de acuerdo en el PP con esa campaña. Ya están tardando en desautorizarlo.

La imagen más sensata en las últimas horas es ese cartel colgado de una fachada de la Gran Vía de Madrid. Un cartel grande, visible desde la calle, que invita en catalán: “Parlem?” (¿Hablamos?). Sí, seguro que somos más, muchos más, los que queremos hablar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?