¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

Categorías políticas, soluciones políticas

Es de agradecer que un grupo de políticos locales, representantes de prácticamente todas las tendencias políticas que existen en Cataluña se pongan de acuerdo en pedir respeto al margen de la discrepancia política

Un filósofo judío alemán que se llamaba Walter Benjamin decía que cuando una persona miraba hacia atrás siempre se encontraba con que su vida había estado marcada por hombres destructivos, personas que ven caminos por todas partes y que llenan todo de escombros porque en ningún instante saben lo que va a traer consigo el próximo.

Son, sin embargo, personas alegres porque su carácter destructivo les permite simplificar un mundo difícil y mal hecho. Para ellos, decía Benjamin, todo consiste en hacer sitio, en despejar, sin interrogarse sobre lo que ocupará el lugar de lo destrozado. En política abunda mucho ese tipo de carácter, gente que atribuye al aire fresco grandes virtudes sociales por mucho que estés rodeado de cascotes, se quejaba el filósofo.

Afortunadamente no todos son así. Por ejemplo, el alcalde y los concejales de Viladecans, un pueblo del área metropolitana de Barcelona, en el Bajo Llobregat, hicieron público ayer un comunicado en el que piden que no se vean caminos por todas partes sino solo por donde discurre el dialogo y las soluciones respetuosas con la buena convivencia entre los ciudadanos.

Es de agradecer que un grupo de políticos locales, representantes de prácticamente todas las tendencias políticas que existen en Cataluña se pongan de acuerdo en pedir respeto al margen de la discrepancia política. Al fin y al cabo, todo lo que sucede, por muy emocional que parezca, cabe dentro de categorías políticas y en cuanto tal puede tener solución política. No hay que desesperar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?