¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

OBITUARIOMuere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

La firma de Iñaki Gabilondo

¿Qué márgenes quedan?

Teóricamente incluso si se produjera esa declaración de independencia aún cabría la esperanza de disponer de algún tiempo y de márgenes, si esa declaración de independencia fuera de aplicación aplazada

El Parlament se prepara para declarar la independencia de Cataluña, dicen que será el lunes, y todos nos preguntamos qué márgenes de maniobra quedan antes de que todo se rompa irreversiblemente. Podremos decir que teóricamente incluso si se produjera esa declaración de independencia aún cabría la esperanza de disponer de algún tiempo y de márgenes, si esa declaración de independencia fuera de aplicación aplazada. Ese plazo sería el margen temporal que aún le quedaría a la esperanza de pactar alguna salida negociada antes de que la independencia se consumara.

Pero, ¿es probable esa declaración con aplazamiento, con aplicación aplazada? Yo creo que sí, porque Cataluña necesita tiempo para cimentar mínimamente el Estado que aspira a construir y porque por otra parte se le nota mucho a los líderes independentistas que están verdaderamente apretados, apurados. Da la sensación de que les gustaría no haber llegado al punto en el que están, aunque morirían antes de confesarlo.

En ese margen, en ese plazo, seguramente todos tendríamos tiempo para aprender muchas cosas y desde luego para pedir algunos acuerdos. Porque en ese tiempo Cataluña y los catalanes estarían viendo de cerca las dificultades reales para hacer operativa su independencia y porque todos en España, los españoles también, estaríamos comprobando y ponderando las catastróficas consecuencias de la ruptura en todos los terrenos. Lo estamos ya viendo. Ayer, por ejemplo, la bolsa se vino abajo: cayó un 3%. Pero esto es especular en el vacío porque en realidad el margen de maniobra es casi nulo y el margen temporal apenas 120 horas, las que nos separan de ese lunes. Porque las medidas para restablecer el orden constitucional, esa petición-orden del rey con todo lo que eso significa, comenzarían a activarse en cuanto se declarara unilateralmente la independencia, ilegalidad suprema por muy aplazada que fuera su aplicación, y nadie sabe lo que eso conlleva ni a donde nos lleva.

Con todas las urgencias desbocadas surgen contrarreloj las iniciativas mediadoras. Enric Juliana las detalla hoy a ‘La Vanguardia’: la Iglesia, los partidos nacionalistas, los colegios profesionales, etcétera, en busca de una mediación hoy por hoy imposible aunque muchas veces llamamos imposible a lo no intentado. Mientras tanto, en esta extraña alucinación, nuestra política demuestra que es liliputiense. El Parlamento Europeo se reunió ayer para debatir sobre Cataluña. El nuestro todavía no; Rajoy comparecerá la semana que viene.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?