¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PALMERAS SALVAJES

La salida de emergencia

Quieres ganar un pulso fuera de la ley, has puesto en rebeldía las instituciones catalanas y además quieres quedar bien

Con el discurso del Rey se puede estar de acuerdo o no, te puede gustar o no, puede parecerte contraproducente o no. Pero nos ahorró la cursilería de hacerlo con aspiraciones de que un experto en comunicación le diese un diez. Se le ha reprochado que fuese el rey de unos pocos, que echase más gasolina al fuego, pero nadie le ha reprochado que fuese un vendedor. Sin embargo sobrevive la idea de que Puigdemont es mejor por no sé qué de una puerta abierta. Mira, tenía que haber entrado un niño en tacatá, como aquel corresponsal de la BBC, y que Puigdemont lo cogiese lleno de ternura y dijese a las cámaras: "Pero qué locura estamos haciendo".

El Gobierno de Puigdemont, que representa menos del 50% de Cataluña, quiere declarar un Estado porque, según él, un 40% votó en un referendum ilegal que sus propios observadores dicen que no cumplen ninguna garantía. Pero su tono es amable y afectuoso, ha hablado delante de una puerta abierta y ha pedido diálogo. Diálogo para que el Estado cambie de opinión, porque él ya dijo que no se iba a mover. Quieres ganar un pulso fuera de la ley, has puesto en rebeldía las instituciones catalanas y además quieres quedar bien. Quieres decirnos que el mundo te hizo así, que España te ha obligado y que no tenías otra opción. Y después de explotar el recurso del callejón sin salida, pides diálogo: si has hecho lo que has hecho porque no tenías salida, cuántas salidas hay ahora.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?