Soria fue el Wisconsin de Ricardo Lezón

El debut en solitario del cantante de McEnroe, célebre por sus canciones tristes, se llama 'Esperanza'

Pocas voces condensan tanta melancolía como la de Ricardo Lezón, el alma máter de McEnroe. Un gran don que, combinado con melodías lluviosas y letras nostálgicas, le ha valido para firmar algunas de las mejores canciones (tristes) del indie español: Islandia, Los Valientes, La Cara Noroeste... Por eso sorprende que su debut en solitario, sin llegar a sonar de forma muy distinta, se llame Esperanza (Subterfuge, 2017). Una pirueta gestada en la Castilla más profunda y despoblada.

"He estado viviendo casi dos años en Soria. Puse un hotel rural en una aldea en la que vivíamos solo cinco personas y estar rodeado de naturaleza me ha afectado mucho en todo lo creativo", cuenta en la entrevista de Fuego y Chinchetas.

Ahora ha vuelto a Getxo, pero fue en Soria donde se gestaron las canciones de Esperanza, las de Lluvia y Truenos (el disco a medias con The New Raemon) y también el poemario Los minúsculos latidos, editado por Bandaaparte. "Nunca le doy muchas vueltas las cosas. Soy de esperar a que llegue la chispa", cuenta Lezón. "Y un día, escuchando el disco, pensé que todo ha estado rodeado de tranquilidad, serenidad y esperanza. ¡La esperanza es vital para todo!".

Su aventura rural recuerda inevitablemente a la historia de la cabaña de Wisconsin en la que Justin Vernon (Bon Iver) compuso For Emma, Forever Ago. Pero el resultado, a nivel compositivo, le acerca más bien a la sobriedad de The National y, en temas como La primavera de Praga, al minimalismo de The xx. Claro que que, a lo que más se parece Ricardo Lezón —y él mismo era consciente— es a McEnroe.

Detrás del letargo de la banda y de esta incursión en solitario confluyen, como suele pasar, varias circunstancias vitales relacionadas con los compromisos familiares o los cambios de residencia, pero al músico vasco también le apetecía descubrir nuevos sonidos y, para lograrlo, Lezón ha decidido contar con su amigo Txomin Guzmán (The Fakeband), cuyos arreglos brillan especialmente en temas como Chet Baker.

Otra de las sorpresas del disco es la participación de su hija Jimena, con la que canta en dos canciones. La letra de una de ellas, Arena y Romero, resume bien lo que Lezón entiende por esperanza: "Pero tú ya no apareces / por mucho que yo lo quiera / hace casi cinco años que te fuiste a Inglaterra / dicen que allí las playas ni siquiera tienen arena / pero un día iré a verte cuando muera toda esta pena".

Y aunque es cierto que las letras están salpicadas de frases como "la paz que encontré en ti" o "nada está perdido", lo cierto es que el fan de McEnroe puede escuchar el disco sin nada que temer. El Momento, por ejemplo, arranca con versos fulminantes, marca de la casa: "Tu ausencia es un lugar inhabitable / tu presencia es un desastre inevitable / olvidarte es como beber el hielo / y buscarte es un abismo y saltar". Soria, al fin y al cabo, tampoco estaba tan lejos.

PRÓXIMOS CONCIERTOS

  • 15/10 (Ricardo Lezón) - Fnac Callao (Madrid)
  • 19/10 (Ricardo Lezón) - Fnac (Bilbao)
  • 20/10 (McEnroe + The New Raemon) - Sala But (Madrid)
  • 24/11 (McEnroe) - Jimmy Jazz (Vitoria)
  • 30/11 (Ricardo Lezón) - Teatro Lara (Madrid)
  • 2/12 (Ricardo Lezón) - Sidecar (Barcelona)
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?