¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA OPINIÓN

En la cuenta atrás

Puigdemont tiene en sus manos una decisión que determinará absolutamente el futuro inmediato de los catalanes, de todos los catalanes, independentistas o no

Otra vez estamos al borde de una jornada histórica pero la de hoy es de verdad. Esta tarde en el pleno del Parlament Carles Puigdemont comparece para, según la convocatoria, hablar de la situación política. Y a esta hora todavía nadie sabe con certeza si declarará de forma unilateral la independencia o si han hecho mella en él las múltiples llamadas a frenar el salto al abismo que se vienen produciendo en las últimas horas. En público y en privado. Han sido, están siendo, horas frenéticas de llamadas y reuniones tratando de evitar lo peor.

Puigdemont tiene en sus manos una decisión que determinará absolutamente el futuro inmediato de los catalanes, de todos los catalanes, independentistas o no. Como les decía, nadie sabe con certeza que pasará esta tarde, y esta imprevisibilidad vuelve a ser el síntoma más evidente de la anormalidad democrática en la que están los catalanes, y con ellos todos los españoles. Llegados a este punto no vale llamarse a engaño. Consumar la ruptura unilateral, en cualquiera de sus versiones y por mucha innovación política formal que quieran darle, no es ya un elemento de presión para la negociación. Consumar la ruptura aboca a esta Cataluña desde la que les hablamos a ahondar su gravísima fractura social, al empobrecimiento económico y probablemente a la pérdida del autogobierno que tanto costó recuperar.

A las seis de la tarde comienza el pleno en el Parlament. Quedan 10 horas para llevarle la contraria a los partidarios del cuanto peor, mejor.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?