¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma de Iñaki Gabilondo

Esta tarde se paran los relojes

¿Declarará Puigdemont la independencia?, ¿no lo hará? Dicen que preparan una redacción florentina elaborada bajo presión múltiple

Esta tarde se paran los relojes y se amontonan los rumores y los interrogantes: ¿Declarará Puigdemont la independencia?, ¿no lo hará? Dicen que preparan una redacción florentina elaborada bajo presión múltiple. Por un lado, la de PDeCAT, Esquerra y la CUP, presión de distintas intensidades. Por otro, la de los poderes económicos en las instituciones europeas, un texto que perseguiría el milagro, la cuadratura del círculo, avanzar sin parecer que avanza, retroceder sin parecer que retrocede, pero un texto, dicen, que sobre todo aplaza. Ahora bien, ¿qué aplaza? ¿Aplaza la decisión de declarar o no la independencia o aplaza la activación efectiva de algo ya decidido? Tiempo para ganar tiempo. Pero, ¿ganar tiempo para qué? Dicen que para recolectar afectos y apoyos internacionales, como ocurrió con Eslovenia, y contando con la palma del martirio que le pudiera regalar la previsible reacción del Gobierno español. Dicen, dicen, dicen muchas cosas.

Se habla mucho también de la reacción, que está sujeta a mil especulaciones. ¿Qué hará Madrid? Los pronósticos se mezclan con los deseos, desde los que esperan medidas coercitivas de la máxima severidad hasta los que recomiendan contención. Por otra parte, el mismísimo artículo 155 no da precisiones, salvo el procedimiento: el Senado ha de aprobar por mayoría las medidas que el Gobierno considera necesarias para restablecer el orden constitucional. Pero, ¿cuáles son esas medidas? No se determina.

Y entre los interrogantes uno nada menor, la calle. La Asamblea Nacional de Catalunya, una de las grandes bases sociales del independentismo, se concentra ante el Parlament para escuchar a Puigdemont, en principio para aclamar la noticia de la independencia. ¿Cómo encajaría una rebaja, un aplazamiento? Especulaciones, rebaja, aplazamiento, que tal vez no sean sino ilusiones. Tal vez es que nos negamos a aceptar que lo evidente o lo que tememos pudiera llegar a pasar y que pudiera esta tarde anunciarse esa declaración de independencia de Cataluña. Muchas voces, entre ellas las de Angela Merkel, piden que se intenté salvar algún cabo de relación para que no se arruinen las vías de diálogo. ¿Será posible? Día trascendental, horas decisivas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?