¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Toni Garrido: "Lo único que tenemos en común es que somos maravillosamente diversos"

Día de la Hispanidad

"Independicémonos del odio" rezaba esta pancarta en una protesta en Madrid el pasado 7 de octubre / ()

Este año el Día de la Hispanidad es más patriótico que nunca, porque ha empezado haciendo algo muy español: llegar tarde. Después de un fin de semana de rojigualdas por la calle, Guardia Civiles bailando pasodobles e Isco metiéndonos en el Mundial, lo de hoy parece el Hacendado de los días nacionales. Es como comprar polvorones el día después de Reyes: No es que no pegue, pero ya suena a gula.

Sí, puede que hoy sea el día de la gula nacionalista. El día de ondear banderas, cantar el himno y, por supuesto, presenciar el desfile de nuestras Fuerzas Armadas. Este año, como novedad, transcurrirá por abarrotado Paseo de la Castellana entre la gente y las empresas catalanas que vienen a cambiar su sede va a ser imposible coger sitio.

Sea como fuere, hoy presenciaremos estampas muy españolas. Y no me refiero a la cabra de la legión y al Rey saludando, si no también a los que gritarán que no se sienten representados. Me refiero a Rajoy aguantando “el desfile” y a los que pondrán en Facebook o en Twitter que hoy solo se conmemora un genocidio indígena. Es lo que tiene vivir en un país en constante afrenta: Su día de unión nacional es el día en el que más florecen sus desavenencias.

 Así que, a falta de saber si hoy celebramos que vivimos en una “una nación de naciones”, en una “patria genocida”, en una “potencia económica mundial” o en “una, grande, y libre”, les proponemos que celebren que viven en todas ellas.

Porque si algo tenemos que recordarnos los españoles, y más en esta época, es que hemos llegado aquí por nuestras diferencias. Que tenemos un historial de sangre, traiciones, bailes, afrentas, guerras y poesía que demuestran que lo único que tenemos en común es que somos maravillosamente diversos. Y tal vez un día como hoy no sea malo para confesar que, en el fondo, nos hemos acostumbrado a eso de compartir espacio y discusión con nuestros paisanos. Y, en el fondo, igual hasta nos encanta. Sino, ¿de qué íbamos a ser el país con más ediciones de Gran Hermano? 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?