¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La opinión de Carles Francino

Solución: elecciones

Sigo pensando que el gran freno a las aspiraciones soberanistas es que no tienen suficiente masa crítica en Catalunya

Llevamos unos días tan volcánicos y hemos transitado por senderos tan peligrosos con el tema de Catalunya y España, que antes del fin de semana quiero compartir con todos ustedes cómo lo veo. Ya me perdonarán, pero es que si no lo digo, reviento. Creo que vamos hacia unas elecciones anticipadas en Catalunya; lo creo sinceramente.

Si el martes después del pleno en el Parlament quedaba alguna duda, hoy parece más claro que nunca que el independentismo no es un bloque homogéneo, tiene fisuras. La CUP y la Asamblea Nacional catalana empujan a Puigdemont para que declare la independencia, pero como bien ha recordado hoy en TV3 el expresident, Artur Mas, ni la cup ni la asamblea están en el gobierno de Catalunya.

Aviso para navegantes de que es la política y no la calle quien tiene que gestionar la situación. No creo –de ninguna manera- que Carles Puigdemont vaya a lanzarse al vacío en la respuesta que le ha pedido el gobierno español; no lo hizo el martes –aunque algunos digan que sí e insistan en pedir leña al mono- y hoy, con más de 500 empresas que se han largado, que han trasladado su sede social; y con nulo reconocimiento internacional –a lo sumo con algún gesto de comprensión- bueno, pues con este chute de realidad no veo que le sobren los motivos para proclamar nada.

Yo, personalmente, sigo pensando que el gran freno a las aspiraciones soberanistas es otro: es que no tienen suficiente masa crítica en Catalunya; tienen mucha, y poderosa, pero no suficiente. Y además el punto de partida, saltándose leyes y constituciones a la brava, tampoco parece el mejor fundamento para nada. Pero me da igual, esa es mi opinión. Si todo esto desemboca finalmente en poder saber con números reales qué quieren, qué piensan los catalanes y evitamos un estallido de consecuencias imprevisibles… yo firmo ahora mismo. Aunque les confieso que tampoco las tengo todas conmigo. Se ha ido muy lejos, existen actuaciones judiciales pendientes y además hay una tropa de dinamiteros dispuestos a que esto salte por los aires. Unos, porque creen ser merecedores de conquistar la nueva libertad al precio que sea; otros porque se empeñan en que esto sirva de escarmiento para que no se vuelva a cuestionar su idea de la España unida.

El inefable Pablo Casado, uno de los que pasa por ser ala joven y moderada del Partido Popular, ha sugerido que se podría ilegalizar a los partidos independentistas. ¡Tócate el pie! Ya no se persiguen presuntos delitos, sino ideas.

Cadena SER / Cadena SER

En fin, espero –y deseo- que no sean estos los que triunfen porque entonces –como dicen en mi tierra; “prendrem mal”, “nos haremos daño”, y creo que aún estamos a tiempo de evitarlo. Hemos salvado un match-ball, pero queda mucho partido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?