¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Montañas que unen continentes

La Eurafrica Trail, única carrera de montaña intercontinental del mundo, celebra su segunda edición entre Algeciras y la ciudad marroquí de Chefchaouen

La historia de la Eurafrica Trail discurre en paralelo a la de Zaid Ait Malek. El corredor marroquí, hoy afincado en la localidad cordobesa de Baena, decidió en 2006 dar un cambio radical a su vida. Con tan solo 18 años, arriesgó su vida para empezar de cero en Europa.

Ahora, tras casi una década compaginando los entrenamientos y carreras con su trabajo en el campo, se ha convertido en uno de los corredores de trail más carismáticos de España.

Con una sonrisa permanente y una estatura que juega en su contra, Zaid ha grabado en su palmarés el Campeonato de España de Carreras de Montaña, un cuarto puesto en la Copa del Mundo de Sky –logrado en la Zegama-Aizkorri de 2013-, un bronce en las Skyrunner World Series de 2014 o el subcampeonato en la Ultrapirineu de 2015.

Ahora repite en la Eurafrica, donde ya ganó el año pasado cerca de su pueblo natal, Imilchil, en plena cordillera del Atlas marroquí. Las mismas montañas por las que ya corría, recuerda, de pequeño, por encima de los 3000 metros de altitud.

Y es que esta carrera es la suya. Y la de muchos más. En 2017, cerca de 700 corredores entre todas las modalidades. La prueba reina, la Intercontinental 90, con una primera etapa de 50 kilómetros en el gaditano Parque Natural de Los Alcornocales y una segunda de 40 en su homólogo africano, Talassemtane. Un segundo desafío menos exigente, el Intercontinental 70, da cabida a los ‘traileros’ de corta distancia o menos experimentados reduciendo la primera etapa a 30 kilómetros.

Y para cuadrar el círculo, todo empieza en 2017 con una carrera nueva, la #VisitGibraltar Vertical Race. Fuera del cómputo para la clasificación general, son unos explosivos cuatro kilómetros y medio entre el Europa Point –el punto más meridional del Peñón- y O Hara’s Battery, la cima de Gibraltar. En medio, casi 500 metros de desnivel positivo por un antiguo camino militar conocido como Mediterranean Steps, que zigzaguea hasta la cumbre con una pendiente constante que ronda el 15%.

La prueba Reina: Intercontinental 90

A partir de ahí, los más fuertes de la edición afrontan 90 kilómetros en dos etapas. La primera, en Cádiz: Alcornocales 50. La más larga, la más dura, con 2984 metros de desnivel positivo. Un recorrido repleto de senderos, con subidas y bajadas cortas pero de alta exigencia y que atraviesa las gargantas que caracterizan a la zona, rodeadas casi siempre de espesos bosques de niebla debido a la elevada humedad.

Jornada de traslado mediante, una vez instalados en Marruecos, llega la etapa definitiva: Talassemtane 40. Sus 37 km y 2452 metros de desnivel positivo son los más técnicos, atraviesan los puertos de montaña más altos de la carrera, dos collados en el ecuador del recorrido que rondan los 1800 metros de altitud.

Convivencia en campamentos

Los cinco días que dura la prueba unen tres países, tres culturas, tres idiomas, dos continentes. A uno y otro lados del Estrecho. Desde España y hasta Chefchaouen, la conocida como perla azul del Rif. Tres etapas que cada día, al concluir, dan paso a la convivencia.

Corredores, acompañantes, organización… Todos los que forman parte de la Eurafrica Trail comparten desde el desayuno a la cena los momentos de cansancio, los abrazos tras cruzar la línea de meta. Una experiencia que va más allá del deporte y que solo las pruebas por etapas pueden ofrecer.

Ésta, además, lo hace en un entorno inigualable: la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo, el único de los 631 espacios reconocidos en el mundo por la UNESCO formado por un conjunto de parques naturales pertenecientes a dos continentes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?