¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma de Iñaki Gabilondo

Esperando a atreverse

A riesgo de ser atropellado dentro de unos minutos por las noticias, pienso que lo más probable es que no haya cambio alguno, pero que se salte la inminencia. Es decir, que no haya ningún cambio en la postura de la Generalitat pero tampoco una decisión rotunda del gobierno

Falta menos de una hora para que se agote el último plazo del requerimiento a Puigdemont. Estamos ya en el fondo del callejón sin salida, con el rostro pegado al muro, y con el 155 y la declaración de independencia revoloteando sobre nuestras cabezas.

Recuerdo con frecuencia la tremenda frase de Shlomo Ben Ami, en una de las dramáticas situaciones límite del conflicto palestino-israelí, cuando me dijo: “la única esperanza es la catástrofe”, por más que nunca se sabe si se ha llegado ya a la catástrofe o todavía no. Prefiero recordar lo que le dijo este verano a El País el filósofo y ex alcalde de Bogotá, Antanas Mockus: “sólo la gente arrinconada llega a acuerdos”. Aunque repito una vez más: no veo qué acuerdo cabe entre el gobierno, que sólo puede negociar un mejor encaje de Cataluña en España, y la Generalitat, que sólo está dispuesta a negociar la independencia. Este problema necesita mucho trabajo político y mucho más que a dos bandas.

Ignoro si se producirá alguna novedad antes de que se dé por cerrado este larguísimo forcejeo de amagos. A riesgo de ser atropellado dentro de unos minutos por las noticias, pienso que lo más probable es que no haya cambio alguno, pero que se salte la inminencia. Es decir, que no haya ningún cambio en la postura de la Generalitat pero tampoco una decisión rotunda del gobierno. Todavía. O sea, 155 sí pero no todavía, o entrando de puntillas; la declaración de independencia sí, pero no todavía. Están todos tan impresionados por la trascendencia de cuanto se haga en este momento que están más preocupados por no equivocarse que por acertar. Y por eso, a pesar de los órdagos y los ultimátum, o ultimata, aún van a seguir mareando las perdices un poquito más. ¿Esperando algo? ¿Esperando que? Esperando a atreverse.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?