¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El ojo izquierdo

¿Será cierto que se queda en Bruselas?

Cada paso que se da solo sirve para complicar más el entendimiento de todo el proceso y el papel que quiere jugar cada actor en esta película de buenos y malos

Overbooking en los más altos tribunales, y eso que algunos convocados tienen previsto no venir. El principal ausente será, si no hay rectificación de última hora, el máximo dirigente de todos ellos, el expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont. Es difícil seguir y comprender este extraño culebrón, pero cada paso que se da solo sirve para complicar más el entendimiento de todo el proceso y el papel que quiere jugar cada actor en esta película de buenos y malos, de mártires y cobardes. La exigencia de Puigdemont y algunos de sus acompañantes de que se les tome declaración en Bruselas ya entra de lleno en la picaresca, fea argucia para dilatar el proceso judicial, maniobra que en nada embellece la imagen de los presuntos héroes. Hay, además, aspectos muy dolorosos en esta incomparecencia. Cuando algunos de tus colaboradores se enfrentan a posibles medidas de extrema gravedad, sin que pueda descartarse la prisión preventiva, una mínima dosis de responsabilidad solidaria te obliga a encabezar la marcha. Aquí me tienen, debería decir el jefe comprometido, que soy yo el primero que ha de responder. ¿Qué piensa decir el fugado expresident desde Bruselas a su vicepresident Oriol Junqueras si se cumplen los peores augurios? ¿Y Junqueras a Puigdemont? Dicho lo cual, convendría pedir a jueces y fiscales prudencia y mesura. Que la Justicia sea ciega, pero no estúpida.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?