¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Palmeras salvajes

Lejos es muy lejos

No es razonable ensalzar de tal manera la causa, y presentarla como se ha presentado, es decir como la ruptura efectiva de un Estado, y pensar que las consecuencias van a ser las de un trapicheo en una administración secundaria

Más allá de interpretaciones jurídicas, de la coincidencia en lo poco que pinta rebelión entre esos delitos, y más allá de que parezca más atenuante que agravante el hecho de que los investigados declaren en Madrid pese a poder esconderse en Bruselas. Más allá de todo esto, es incompatible presentar un proceso constituyente como el mayor reto al Estado y luego llevarse las manos a la cabeza porque el Estado responda a exactamente eso: su mayor reto. Se han leído y escuchado estos días expresiones como "nadie ha ido tan lejos como nosotros" o "hemos empezado la demolición del régimen del 78". No es razonable ensalzar de tal manera la causa, y presentarla como se ha presentado, es decir como la ruptura efectiva de un Estado, y pensar que las consecuencias van a ser las de un trapicheo en una administración secundaria. Y sin embargo desde el primer momento, cuando la declaración de independencia no tuvo ningún efecto, se ha pretendido borrón y cuenta nueva, como si el fracaso fuese ya bastante pena como para tener que lidiar encima con la justicia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?