¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA OPINIÓN

La política, a rebufo de la justicia

Cuando la política acaba en manos de la justicia, toda la vida pública se pone a rebufo de un poder del estado que tiene su propia lógica, su ritmo y a veces sus propias contradicciones

Carles Puigdemont está ya en libertad provisional por orden del juez de Bélgica que le tomó declaración ayer junto a los otros cuatro ex-consejeros que le acompañan en Bruselas. A medianoche, el juez decidió sobre los cinco dejarlos en libertad con medidas cautelares: no podrán abandonar Bélgica y deberán tener un domicilio fijo. En 15 días, la justicia belga deberá decidir si los entrega a España o no y en cualquier caso a partir de esa decisión se abre un período de alegaciones y trámites que puede durar hasta 90 días.

No les prohíbe hablar con los medios ni hacer actividades públicas, por lo que Puigdemont podrá hacer campaña para las elecciones del 21 de diciembre y encabezar como pretede su partido la candidatura del PDCAT.

Cuando la política acaba en manos de la justicia, toda la vida pública se pone a rebufo de un poder del estado, aquí y allí, que tiene su propia lógica, su ritmo y a veces sus propias contradicciones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?