¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CÓMO RENOVAR EL ARMARIO

“Si no has utilizado una prenda desde hace más de un año… ¡deshazte de ella!”

María Uranga, personal shopper, contó sus consejos en SER Consumidor para renovar el vestuario con la llegada del frío. “A la hora de renovar el vestuario hay que ser prácticos y objetivos”, dijo

Las hojas marrones y amarillentas acumuladas en las aceras nos anuncian que las mangas largas y las prendas de abrigo se abren paso en nuestros armarios. Ya es otoño y toca retirar nuestro vestuario veraniego para dar entrada a todo tipo de prendas que nos resguarden del frío que, poco a poco, comienza a imponerse en nuestros termómetros. Pero… ¿cómo hacerlo?

“La limpieza más dura es la de invierno”, reconoció María Uranga. Esta personal shopper vasca pasó por los micrófonos de SER Consumidor para darnos algunos consejos y aportar criterio a la hora de renovar el armario. “Hemos de sacar todo lo que tenemos y pensar: ¿yo de esto, qué me pongo? Y, con lo que no te pones, valorar si merece la pena quedárnoslo”, comenzó explicando, a lo que apuntilló: “Si no has usado una prenda desde hace más de un año, deshazte de ella”.

Para María Uranga, a la hora de comenzar la limpieza “hay que comenzar por los zapatos y los complementos”, antes de llegar a los abrigos y, por último, a los pantalones, camisetas o jerseys. Según ella, estos consejos pueden llevarse a cabo indistintamente de que seas “hombre o mujer”; e incidió en la idea de “ser prácticos y objetivos” a la hora de renovar el vestuario.

Lograr un buen fondo de armario es una cosa “que requiere mucho tiempo para conseguirla”, pero se trata de una meta lejana a la que antes se puede llegar por varios caminos. Un buen principio es conseguir ordenar bien el guardarropa, donde “debe evitarse la acumulación ya que sólo consigue tapar la ropa comprada recientemente”, explicó la personal shopper en SER Consumidor.

Así, dijo que si una prenda no es de tu talla “debes sacarla del armario”, pues se trata de “un error” guardar la ropa vieja “por si adelgazas o vuelves a engordar”. En opinión de Uranga, a la hora de organizar el vestuario hay que evitar “esa clase de ‘por si acasos’”, así como quitarse de la cabeza el pensamiento de que las modas vuelven. “Es una filosofía un poco antigua, ya que pesa que los estilos vuelvan, siempre lo hacen de una forma más refrescante”, concluyó.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?