¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

Banderas poco constantes

Por lo que se ve ahora hay gente preocupada por si la camiseta roja de los jugadores de la selección nacional de fútbol lleva un adorno morado o azul, qué cosas

Las banderas sirven para identificar países de modo preciso y, sin embargo, como han estudiado los historiadores Javier Moreno Luzón y Xosé Nuñez Seixas en su libro Los colores de la patria, han estado sometidas en todas partes a muchos cambios radicales. La francesa, nació con el rojo a la izquierda, en lugar del azul actual, pero durante un periodo del siglo XIX fue blanca. La enseña alemana tampoco ha sido muy constante. La actual se adoptó en 1848, pero obviamente desapareció durante parte del siglo XX. La bandera británica fue primero una mezcla de la inglesa y la escocesa (es decir, la mezcla de la cruz de San Jorge y la cruz de San Andrés) hasta que en 1802 se decidió añadir la cruz de San Patricio para simbolizar a Irlanda. Quizás si Irlanda del Norte se une algún día a la república de Irlanda, la bandera británica vuelva a cambiar. La española no es una excepción. Originariamente fue la bandera de la Armada (no del ejército) y tenía los colores rojo y amarillo simplemente porque permitían distinguir a los buques desde lejos. La rojigualda se fue extendiendo como bandera nacional casi por su cuenta y riesgo. Según se sucedían los regímenes y enfrentamientos políticos, se solía cambiar el escudo, de manera que la bandera tuvo desde un corazón de María que colocaron algunos carlistas hasta coronas reales o las armas de los reinos antiguos. Durante la primera República apareció una bandera roja, blanca y morada, este último color en representación de los comuneros castellanos. Según parece el primer gobierno provisional de la II República no tenía previsto cambiar la bandera rojigualda pero se encontró con que la calle se llenaba con tricolores republicanos. El dictador Franco eligió otra vez la roja y amarilla, pero la adaptó con un escudo lleno de torres de Hércules y cosas así. Cuando llegó, la democracia mantuvo la bandera y volvió a modificar el escudo. Por lo que se ve ahora hay gente preocupada por si la camiseta roja de los jugadores de la selección nacional de fútbol lleva un adorno morado o azul. Qué cosas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?