¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

El perjuicio es para todos

Un estudio indica que un 23% de los consumidores españoles afirma que ha dejado de comprar productos catalanes. Es hora de que cambie de actitud, es injusta y absurda.

Un estudio reciente indica que aproximadamente un 23% de los consumidores españoles afirma que ha dejado de comprar productos catalanes. Es una pésima noticia porque el boicoteo de sus productos es injusto y absurdo. Primero, porque el mismo estudio señala que la gran mayoría de españoles es incapaz de identificar algo que ha sido producido en Cataluña, de lo que procede de otros puntos de España. Segundo, porque esa decisión afecta a empresas cuyos propietarios pueden ser o no independentistas. Tercero, porque aunque los propietarios lo fueran, sus trabajadores pueden tener o no esa opción política pero resultarán igualmente dañados. Cuarto, porque también resultan afectados los proveedores de esas empresas, que proceden de toda España, y muy especialmente de Aragón y de la Comunidad Valenciana. Y quinto, y muy especialmente, porque mantener ideas independentistas no tiene por qué ser objeto de castigo de ningún tipo, y porque no debe confundirse a quienes aspiran a que Cataluña sea independiente respetando la ley y el pacto, y quienes buscan esa independencia por fuera de la ley. Quienes más interesados están en esa confusión son precisamente quienes ignoran las leyes, porque pueden hacer creer que son mayoría, lo que no han demostrado hasta ahora nunca. Así que ese 23% de españoles que mantiene ese boicoteo está perjudicando a todo el país y es injusto. Es hora de que cambie de actitud.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?