¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PALMERAS SALVAJES

Con las manos en la masa

Somos un país oficialmente gobernado por un presidente que indiciariamente cobraba sobresueldos de una organización que está aprendiendo a pochar

Una de las últimas derrotas políticas de España es la conversión de Gurtel en una especie de reality. La declaración de ayer del Bigotes es la declaración de un concursante de Gran Hermano en el confesionario. No sé si viste las imágenes, pero ahí está él hablando a una cámara y contando que los que tienen que estar en la carcel son otros, y que nueve años después de que estallase el caso Gurtel un día de estos se va a decidir a contar la verdad. Que ahora no puedo, Mercedes, porque estoy en una prueba en la que me enseñan a pochar y me van a examinar de cocina.

¿Sabes lo que es pochar? Yo me he estado documentando a fondo y me parece un escándalo político de técnica. Mantener un alimento a fuego lento hasta que se ablande. A lo mejor el Bigotes está tirando de la manta en la cocina y se necesita un traductor que vaya a sus cursos de pochado para tomarle declaración. O hablar con Correa que dijo que prácticamente le tiró los payasos a la cara a Ana Mato. "Cómo no voy a regalarle yo unos payasos a Ana Mato", dijo. Como si ver a Ana Mato y no regalarle unos payasos fuese una descortesía.

Bien, el reality de momento transcurre entre indicios. Somos un país oficialmente gobernado por un presidente que indiciariamente cobraba sobresueldos de una organización que está aprendiendo a pochar. Con el pochado pasa como en la vida, que si se te pasa el fuego se estropea la cebolla o arde directamente la cocina.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?