¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ÚLTIMA HORAMuere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

La opinión

¡Mucha mierda!

El teatro de verdad, y la gente que lo hace posible, son algo mucho más serio. Y merecen un respeto. Un respeto y nuestro aplauso

Buenas tardes, ¡y mucha mierda! me explico. Estamos en el teatro; y en el teatro, antes de salir a escena, esto de reclamar cantidades ingentes de excrementos ya saben que es sinónimo de desear buena suerte, y éxito. Y mucha mierda es lo que deseamos para este proyecto que hoy queremos mostrar a toda España y que no es un teatro cualquiera, ni muchísimo menos.

Les hablamos desde el Pavón Kamikaze, en pleno barrio de Lavapiés, en Madrid, una especie de zona cero donde conviven hasta catorce salas y donde se representan unas mil obras cada año. Lo que pasa es que el Pavón Kamikaze acaba de recibir –hace apenas dos meses– el premio nacional de teatro, según el jurado “por la valentía de sus propuestas”.

Cadena Ser

Y la verdad es que valor no les falta a sus promotores que hace un año se liaron la manta a la cabeza y a lomos de la compañía “Kamikaze” –que el nombre ya lo dice todo– se aposentaron en el Pavón, al grito de “un teatro más allá de la función”. Y también lo han cumplido, porque organizan lecturas, ensayos, tertulias, conferencias, incluso tienen algo tan hermanado con la radio como los podcast del “teatro al oído”, que son historias sonoras que comparten los autores.

Resumiendo: que nos hacía mucha ilusión abrir un día La Ventana desde aquí –para qué nos vamos a engañar – y hoy por fin lo hemos conseguido.

Por cierto, estoy seguro, estoy absolutamente convencido de que si en el mundo de la política, por ejemplo, existiera la mitad de talento, coraje, trabajo y capacidad crítica –y autocrítica– la mitad de lo aquí se acumula por metro cuadrado, este país iría muchísimo mejor. Pero como eso no pasará –al menos de momento– sólo pediría una cosa: que borren del lenguaje –del lenguaje político, quiero decir– eso de “hacer teatro”, como expresión despectiva. El teatro de verdad y la gente que lo hace posible, como aquí en el Pavón Kamikaze, son algo mucho más serio. Y merecen un respeto. Un respeto y nuestro aplauso.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?