El ojo izquierdo

Un ministro del Interior fuera de la ley

Entre sus muchos triunfos, Zoido puede presumir de la gran eficacia que demostró el 1 de octubre. Ahora nos sorprende llenando la cárcel de Archidona con casi medio millar de inmigrantes, una reclusión absolutamente ilegal

Hay que ver cómo disfrutamos de los grandes políticos que nos coloca el
PP como ministros del Interior. A Jorge Fernández Díaz, qué no habremos
dicho de su abrumadora gestión en este Ojo, le ha sucedido Juan Ignacio
Zoido, que entre sus muchos triunfos puede presumir de la gran eficacia
que demostró el 1 de octubre, primero con el Piolín, después con no
conseguir incautarse ni de una sola urna, para poner la guinda a tan
brillante operación con la somanta de palos que repartió la Policía, se
supone que siguiendo las órdenes de su máximo jefe, o sea el ministro. Un
desastre sin paliativos. Ahora nos sorprende llenando la cárcel de
Archidona (Málaga) con casi medio millar de inmigrantes, una reclusión
absolutamente ilegal, que ha desatado las protestas del PSOE, Unidos
Podemos, la Junta de Andalucía, el Defensor del Pueblo andaluz o el
Consejo de la Abogacía Española. No es nuevo este desprecio del PP por
los refugiados –un horror la ausencia de acogida- y los inmigrantes.
Siempre los ha tratado con escasas garantías legales, de manera muy
especial en la frontera sur, con las ominosas vallas de Ceuta y Melilla. A
las salvajes concertinas, se suman las devoluciones en caliente, condenadas
por Estrasburgo, o tiroteos insuficientemente aclarados como los de El
Tarajal. ¿No les parece una vergüenza que el Ministerio del Interior cometa
acciones ilegales?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?