Alquilar piso en el centro de Madrid: misión imposible

En la capital el alquiler ha subido un 8% respecto a noviembre de 2016, pero en los principales distritos supera el 15%. Comprobamos en primera persona las dificultades para encontrar un piso asequible

El precio de la vivienda en alquiler sigue subiendo. Según los datos que adelantaba esta semana Fotocasa, vivir de alquiler en España es un 10% más caro que hace un año. En Cataluña, el precio se ha incrementado en un 13% y en Madrid el alquiler ha subido un 8% respecto a noviembre de 2016, pero en los principales distritos supera el 15%.

Intentamos comprobar cómo es la situación en la calle. Buscamos un piso de dos habitaciones en el distrito centro de Madrid. Cristina Dragomir es una de las propietarias de Real Home Madrid, una joven inmobiliaria especializada en pisos de alquiler. Nos enseña un bonito ático con terraza a escasos metros del Congreso de los Diputados. Son 65 metros cuadrados y consta de dos habitaciones “bien pequeñitas”. El precio: 1350 euros al mes, además de 3 meses de depósito y el mes de fianza. El piso se acaba de quedar libre, pero el precio ya no es el mismo que antes. Durante los últimos tres años se ha alquilado por 1000 euros.

1350 euros al mes se escapa bastante de nuestro presupuesto. Quizás deberíamos buscar algo un poco más pequeño. “Los pisos de una habitación parece que se ha puesto de moda el precio de 1200 euros la vivienda de 40 o 50 metros cuadrados" explica Dragomir. Demasiado aún. ¿Qué tal algo por 600 euros al mes? “Muy complicado. Ya vamos a bajos interiores, 30 metros cuadrados…”.

Los datos estadísticos parece que coinciden con la vivencia a pie de calle. Desde inmobiliarias como esta achacan el alza de los precios al mercado turístico y aclaran también que el responsable final del precio es el propietario. “Por mucho que quieras aconsejar, puede pedir el precio que quiera. Y si ve que su vecino ha alquilado su piso de 50 metros cuadrados a 1500 euros, pues él también lo quiere” apuntan desde Real Home Madrid. Y lo peor es que no parece que la tendencia vaya a cambiar a corto plazo. “Yo creo que seguirán subiendo, es mi opinión personal. Pero espero que bajen y sea más fácil vivir en el centro”.

Volvemos a la calle pero ahora con cierta frustración. Y con la sensación de que encontrar una vivienda en el centro es, hoy en día, una misión casi imposible.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?