El ojo izquierdo

¿Y si las elecciones son un error?

¿No pudiera ser que se llamó demasiado pronto a las urnas, sin tiempo para la reflexión ni construir un relato alternativo a las mentiras del independentismo, pero con el victimismo vivito y coleando?

De vez en cuando conviene frenar este loco caballo de los acontecimientos que nos atropellan, comparecencia de hoy en el Supremo, propuestas de ayer de Iceta o Podemos, y repasar si decisiones que en su día nos parecieron el gran acierto, ahora, cerca del final del camino, no pueden traernos más males que beneficios.

Es posible, solo posible, que el expresident boquirroto que deambula por Bruselas se arrepienta todas las noches de haber cedido ante los más fanáticos. Y puede suceder que alguien en el gobierno del PP, incluido el nunca bien ponderado ministro Zoido, se lamente amargamente de aquellos terribles porrazos sin sentido del 1 de octubre.

Comprobaremos, también, si acertó Rajoy con esa convocatoria de elecciones catalanas tan temprana, decisión jaleada en todos los mentideros políticos como la prueba irrefutable de la larga inteligencia del presidente del Gobierno, de su espléndido manejo de los tiempos y otros requiebros de su abultada cohorte de zánganos adulones. Incluso aplaudieron muchos de sus críticos.

Pero las encuestas se van acercando a profetizar unos amenazadores datos que ponen los pelos de punta, porque el 22-D podemos encontrarnos con una situación peor a la del 20-D. ¿No pudiera ser que se llamó demasiado pronto a las urnas, sin tiempo para la reflexión ni construir un relato alternativo a las mentiras del independentismo, pero con el victimismo vivito y coleando?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?