¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Simona Levi

Buzones “anónimos” que no lo son

Las victorias de la ciudadanía en la lucha contra la corrupción, que en ocasiones han necesitado liberar información relevante a través de canales de denuncia seguros y anónimos como el Buzón de Xnet ha hecho que empiecen a proliferar iniciativas de este tipo desde los mismos gobiernos e instituciones.

Sin embargo, sea por desconocimiento o por demagogia, algunos de estos buzones de denuncia que se están poniendo en marcha no cumplen con las garantías básicas de protección de las personas que alertan y su anonimato. Ningún buzón de denuncias puede prometer que ofrece anonimato si no contempla el uso de herramientas tecnológicas como Tor y Globaleaks que permitan anonimizar la dirección IP del alertador, puesto que averiguar la identidad del alertador a partir de la IP es una tarea trivial. Tampoco debe confundirse 'anonimizado' con 'anónimo'. Un buzón anonimizado tan solo promete que, una vez hecha la denuncia, borrará los datos que pudieran señalar la identidad del alertador, no que la denuncia sea anónima de por sí, exigiendo un acto de fe del alertador en la persona detrás del buzón, lo cual es inadmisible. Algunos de estos buzones no anónimos son el de la Inspección de Trabajo del Ministerio de Empleo, el de Sociedad Civil Catalana, el de UGT Cataluña o el de Ferrovial.

De momento, el único buzón institucional que permite anonimato en la comunicación usuario-> institución es Bústia Ética del Ayuntamiento de Barcelona, que Xnet puso en marcha y que dirige Silvia Vernia, la responsable de la Oficina de Transparencia de este ayuntamiento. Con ella hemos conversado en este espacio en el que intentamos luchar contra los abusos de las grandes corporaciones, siempre con la compañía de la activista Simona Levi.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?