¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA OPINIÓN

En campaña

Ahora toca esperar que los programas electorales aclaren, más allá de la emoción de cada cual, qué planes tienen todos para recuperar la convivencia primero y la economía después

Ya estamos en campaña para las elecciones en Cataluña, las terceras en cinco años. Una campaña atípica por múltiples motivos conocidos por todos y de la que hay que lamentar las condiciones en las que va a desarrollarse. Una campaña a la que el independentismo acude con sus líderes sufriendo las consecuencias de la cabalgada final del separatismo unilateral que todos vimos en directo durante los meses de septiembre y octubre. Uno, Junqueras, en prisión preventiva, otro, Puigdemont, huido a Bélgica. Y con Ciudadanos liderando por primera vez la estimación de votos del CIS en Cataluña. Esta es la foto de partida y ahora toca esperar que los programas electorales aclaren, más allá de la emoción de cada cual, qué planes tienen todos para recuperar la convivencia primero y la economía después. Planes concretos y no propaganda porque lo que está en juego son las condiciones concretas de la vida de siete millones de catalanes.

El juez Llarena se esforzó en diferenciar y argumentar en su auto por qué libera a seis políticos y mantiene en prisión a cuatro de los dirigentes y activistas procesados. Básicamente porque considera que los cuatro encarcelados pueden volver a hacer lo que hicieron provocando un daño al interés general difícil de reparar y no se fía de su palabra. Se puede discrepar naturalmente de la decisión de un juez que mantiene una medida cautelar tan extrema como la prisión preventiva a políticos que además son candidatos en unas elecciones, pero cuando de lo que se habla es de la comisión de presuntos delitos la lógica política de si viene bien, mal o regular casa mal con la acción de la Justicia.

La fiesta de la democracia tiene poco de fiesta en esta ocasión y mucho de urgencia en delegar en el voto de los ciudadanos, otra vez, la responsabilidad de arreglar problemas políticos que los políticos han sido incapaces de arreglar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?