¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma

Trump da un gran paso para la paz

Trump inflige la mayor ofensa al pueblo palestino cuya reacción puede acarrear consecuencias gravísimas en la región y en el mundo

Israel no he hecho nunca el menor caso a las resoluciones de Naciones Unidas sobre las posiciones ocupadas en la Guerra de los Seis Días en el 67, o en su política expansiva de nuevos asentamientos. Por lo que a Jerusalén se refiere, desde la ilegal anexión del este de la ciudad en el año 67, viene practicando políticas de tierra quemada a la vista de todos para fijar su superioridad, desalojando los antiguos propietarios palestinos en los asentamientos de nueva construcción -hoy hay casi 200.000 colonos israelíes viviendo de forma ilegal en ellos-, negando a los palestinos permisos de edificación, y un sinnúmero de discriminaciones con intención disuasoria.

Trump avala y rúbrica estas políticas con su incendiaria decisión de trasladar su embajada de TelAviv a Jerusalén, a la que reconoce de facto como capital de Israel; destroza el delicadísimo status quo que mantenía la ciudad sagrada, e inflige la mayor ofensa al pueblo palestino cuya reacción puede acarrear consecuencias gravísimas en la región y en el mundo. Porque el traslado de la embajada puede tardar, pero el ultraje ya es hoy. Recordemos que la simple presencia de Ariel Sharón en la Explanada de las Mezquitas en el año 2000 fue considerado un sacrilegio y provocó la segunda Intifada. Hamas dijo ayer que Trump acababa de abrir las puertas del infierno. Los países árabes, la Unión Europea, Turquía, China, todos han puesto el grito en el cielo, pero todos sabemos que cuando se topa con una potencia empeñada del actuar como ocurrió con Putin en Crimea, la comunidad internacional es poco más que una comunidad de vecinos. Por razones desconocidas Trump aseguró ayer que su decisión era un gran paso para la paz.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?