¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Fuego y Chinchetas

Con
Elisa Muñoz y
Carlos G. Cano

¿Por qué van a un concierto sólo para hacerse una foto?

Está pasando. Las salas de conciertos se han llenado de móviles y, lo que es peor, de gente que no va a escuchar el concierto sino a escuchar a su amigo. Los artistas y el resto del público comienzan a cansarse

A veces la foto ni siquiera es al artista... /

A todos nos ha pasado. Hemos comprado unas entradas para un concierto con meses de antelación y esperado pacientemente una larga cola para entrar. Apretujados, aguardamos a que empiece hablando con los amigos HASTA que el artista sale al escenario. El problema está cuando el grupo de al lado sigue hablando a pesar de que haya comenzado ya el directo. Las últimas vacaciones y la primera canción. Una ruptura sentimental y la segunda canción. Y así, acabas el concierto completamente informado sobre la vida de unos desconocidos. Y cabreado. Muy cabreado porque, aunque en algún momento les pediste silencio, ellos siguieron a lo suyo y no te dejaron disfrutar del concierto que llevabas tiempo planeando.

Eso mismo le pasó a Pucho, el cantante de Vetusta Morla, hace unas semanas en un concierto de Jacobo Serra en el que, entre el público, mandó callar a los asistentes. La situación es frustrante para quien se ha gastado su dinero para disfrutar de un directo y todavía lo es más para el propio artista, que ve y escucha desde el escenario cómo él se deja la piel mientras la gente está a otra cosa. El rapero Rayden vio cómo otro artista rogaba silencio entre canción y canción en uno de sus últimos conciertos y explotó en Twitter:

Rayden nos cuenta por teléfono que el artista en cuestión era Leiva, que agotó en horas las entradas para sus seis conciertos de fin de gira en salas medianas de Madrid. En este caso estaba en La Riviera: “No entiendo cómo esa devoción por el artista, que las entradas se agotan en minutos, pero que luego vayas al concierto y no estés a lo que tienes que estar. Me lleva a pensar que es por aparentar, que buscan la foto”, lamenta el rapero. Porque precisamente esa es otra de las costumbres que empiezan a imperar: la costumbre de poner una pantalla de por medio en un directo. Grabar con el móvil prácticamente los 90 minutos de un concierto que nunca más se van a volver a ver en vez de estar ahí y ahora. Rayden lo vive a menudo: “A nivel artístico te genera como una crisis existencial, hasta qué punto lo que estoy haciendo a la gente le gusta o es lo que se lleva y la gente quiere consumir, como un complemento que le queda bien. Igual que unas zapatillas, pues me queda bien estar en este concierto”. El rapero cree que lo que ocurre el algo generacional, que ahora que la música en streaming es tan accesible, se ha convertido en “un complemento que nos hace compañía como la tele” y considera que la única solución pasa por educar, “que se aprendiese a valorar la creación de la música, igual que en el teatro o en el tenis”.

Luis es promotor musical y también lleva tiempo notando esos patrones. Cansado de no poder disfrutar de los conciertos, decidió emprender Enjoy the silence, una serie de conciertos mensuales que se celebran en el Teatro del Círcol de Badalona donde se entiende la música en directo como una experiencia única e irrepetible. Lo dejan bien claro en sus fundamentos: “Si piensas venir a grabar con el móvil todo el concierto o explicarle a tu mejor amigo/a tus vacaciones, no eres bienvenido”. En un momento en el que cada vez hay menos salas de conciertos y éstos se han mudado a las discotecas, cree que el espacio es fundamental: “En los últimos años, desde que los festivales se han convertido en una reunión social más que musical, ese modelo de música y cachondeo se ha trasladado también a los conciertos. El problema es que el 99% de los sitios necesitan las copas para que sea un buen negocio”. ¿Está reñido el alcohol con el respeto? ¿o el respeto ya se había perdido antes?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?