El dietario de Ramoneda

Menos hechos, más ilusiones

Josep Ramoneda reflexiona sobre la campaña de Iceta para las elecciones catalanas y los candidatos republicanos de Trump en EE.UU

Iceta se muestra partidario de un indulto a los políticos independentistas investigados si fueran condenados. Y el PSOE se desmarca rápidamente. En realidad, lo que está diciendo el candidato socialista tiene sentido común. Forma parte de su campaña como constructor de puentes y debilitador del frentismo. El día 21 habrá que emprender la vía de un nuevo pacto y esto sólo será posible si los independentistas renuncian al unilateralismo y el gobierno y las instituciones españolas se comprometen a abandonar el fundamentalismo jurídico, en expresión de Jordi Gracia. Sin gestos de reconocimiento mutuo y distensión, alcanzar la confianza para retomar la vía política será imposible.

“Menos hechos, más ilusiones”. Así decía un graffiti que Iceta, se encontró en Ciudad Meridiana, uno de los barrios de más bajas rentas de Barcelona, en visita de campaña en compañía de Angel Gabilondo. Un buen regalo para el exministro filósofo. La política necesita transmitir expectativas y horizontes de sentido. No sólo de pan vive el hombre, por más que el economicismo reine en la tecnopolítica contemporánea.

Sin duda es prematuro presentar la derrota de Moore, el candidato de Trump en Alabama, como el inicio de un nuevo ciclo favorable a los demócratas. Pero este fracaso en un territorio con clara mayoría de sus bases más genuinas es un serio aviso para el presidente. Un castigo moral del electorado a un candidato denunciado por agresiones sexuales, en un momento en que el propio Trump está siendo objeto de serias acusaciones. En un feudo tradicional de los republicanos. Que deja pendiendo de un hilo la mayoría del partido del presidente en el Senado. Y que amenaza con romper la ya precaria lealtad del partido con el presidente. Los candidatos republicanos que tienen que renovar sus mandatos parlamentarios dentro de 11 meses, ven como la figura de Trump puede ser negativa para sus intereses. Se abre el juego en la política americana. Ahora sólo falta que los demócratas sepan encontrar un liderazgo de ámbito nacional que capitalice el desconcierto republicano.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?