La firma de Àngels Barceló

El club de los buenos y el de los malos

La directora de Hora 25 reflexiona sobre la práctica habitual de los independentistas de repartir a los catalanes entre buenos y malos y la llave después del 21D, que estará en el entendimiento y la convivencia

Voy a utilizar hoy en esta portada una frase de Groucho Marx, esa que dice que el nunca pertenecería a un club que le admitiera a él como socio. Me viene, ahora, a la cabeza porque pertenecer a un club tiene siempre algo de gregario, de comunidad, que así, de entrada puede no parecer mal, por aquello de la compañía, de los afines, de los que piensan y sienten como tu... Pero el problema empieza cuando pertenecer a un club se convierte en excluyente, cuando pertenecer a un club quiere decir que no tienes nada que ver con el resto de clubs, es más cuando empiezas a pensar que los de tu club son los buenos, y los demás son los malos.

¿Y por que cuento esto? Pues por la habitual práctca de los independentistas de repartir carnets. Ellos tienen la llave del cajón donde los guardan y reparten, a su conveniencia, carnets de buenos catalanes y de malos catalanes. Y también reparten carnets de democratas y de anti democratas. Ellos son de los primeros, claro, el resto, los que no piensan como ellos son de los segundos. Esta mañana uno de los argumentos esgrimido reiteradamente por el representante de Junts per Catalunya, Jordi Turull, en el debate que se ha emitido en Hoy Por Hoy, ha sido el de tachar de anti democrata a todo aquel, ya no solo que no pensara como el, si no aquel que le ponía ante sus contradicciones o sus falsedades. Esos son, según Turull, los que no son democratas.

O eres de un club o eres del otro, y, además, uno y otro tienen que estar enfrentandos porque si no no hay alimento para sus argumentos. Así que podemos ni siquiera pensar en reconciliación, en recomponer lo que se ha roto con este proceso. Para ello hay que empezar escuchando y pensando que quizas los del otro club tienen algo razón en algún argumento. Quizás por eso la clave la tienen los que están en medio, los que, quizás, pertenecen a un club, pero pueden reconocer que en el club contrario hay cosas que están bien, con las que te puedes identificar o comprender. Porque el día 22, la división, en Catalunya, será la misma que la del día 19 y no queda otra que entenderse y convivir.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?