El ojo izquierdo

El desprecio del PP a la ciencia

La investigación se muere en España, ahogada por los salvajes recortes y la extremada precariedad laboral de los investigadores, vergüenza nacional que arrastramos con total impunidad

Dejemos por un día la calculadora del móvil, que nada nuevo nos dice
sobre las posibilidades de formar gobierno en Cataluña –casi un imposible
metafísico- y hablemos un poco de ciencia o, por mejor decir, de
investigación científica en España. Ha hecho bien El País en llevar a
primera página esta terrible tragedia que a todos nos atañe y a nadie le
preocupa: la investigación se muere en España, ahogada por los salvajes
recortes del PP, un déficit acumulado de 20.000 millones durante los
últimos años, y la extremada precariedad laboral de los investigadores,
vergüenza nacional que arrastramos con total impunidad. Contratos basura
de un año, dos o tres, que casan mal con la exigencia de investigaciones
complejas que necesitan mucho tiempo para lograr que encajen todas las
piezas del rompecabezas. Científicos y científicas con dos o tres carreras,
premios y publicaciones, ya cumplidos los cuarenta, se pudren en
laboratorios mal dotados con sueldos de becario de una agencia de valores.
Y eso que en muchos casos son investigaciones para ayudar a salvar la vida
de la hija o el nieto de todos ustedes. Dirá Mariano Rajoy lo que le dé la
gana, pero los datos sociales durante su mandato son un horror. Ya lo dijo
el gran científico Santiago Ramón y Cajal, Nobel de Medicina en 1906:
investigar en España, mientras gobierne el PP, es llorar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?